sábado, 21 de agosto de 2010

.

Me duele el alma.

martes, 10 de agosto de 2010

Ahora sí: OOOLÉ!

Ya son dos las comunidades que han prohibido esta masacre en este país ante la negativa de muchos, pero la clara aplastante mayoría del resto.
Con 68 votos a favor, el presidente catalán aún ha dicho que 'he votado en contra de la prohibición de las corridas porque creo en la libertad'. No sé cuál es el tipo de libertad en el que cree su excelentísimo presidente, pero se me asemeja bastante a la era de los esclavos egipcios o al Casanova recreado por James Patterson.

Aunque aún así, el comentario que más me ha tocado la moral, ha sido el de Savater, el cual ha asegurado que la prohibición de las corridas de toros en Cataluña es "el regreso del Santo Oficio" y que forma parte de las "inquisiciones" que hacen que España se esté convirtiendo en "la tierra de las prohibiciones". Me gustaría saber qué tipo de inquisiciones estudió en sus libros de historia, pero si la prohibición de las corridas de toros para él significa aunque sea en tono metafórico a algo parecido a una inquisición, bienvenida sea la Santa Congregación.
No tengo nada más que decir, a parte de que espero que pronto se pueda decir que este país es en su totalidad antitaurino, y que callen sus verborreas con inquisidores y fanatismos libertarios, que resultan patéticos.