martes, 27 de abril de 2010

Paracaídas

¿Quién va a ser mi paracaídas?

Si tú eras mi paracaídas.

viernes, 9 de abril de 2010

Impar

Era inevitable. Inevitable que algún día dejaríamos de ser impares para ser pares. La incertidumbre era si, después de lo malo del impar el par sería mejor.
Quizá debimos haberlo dejado todo en el aire, quizá nunca debiste volver a meterte en mi vida, quizá yo nunca debí coger el teléfono y quizá tú nunca debiste descolgarlo.
Dicen que no hay dos sin tres. Se les olvidó decir que no hay tres sin final.

Y hoy no me encuentro por la habitación.