miércoles, 9 de junio de 2010

Las películas románticas.

Me resulta difícil creer en la gente que hace locuras por amor, por eso nunca me gustan las películas románticas, porque no las veo sinceras. La gente se mueve por amor, sabe explicar sus sentimientos, y casi el 90% de las veces sale bien. Así que te pones a pensar en porqué ese tipo de cosas no podrían pasarte a ti. No digo en vivir un amor de película, que eso ya es mucho pedir, me conformaría con saberte explicar mis sentimientos, y que aunque no saliera bien del todo, que al menos no dijeras que no.

Pero nunca he sabido si ese sería el momento preciso, y también estaba el miedo a perder, y la total inseguridad que me haces sentir. Porque a tu lado me sentía como un bichito insignificante, que intenta revolotear a tu lado intentando no ser aplastada en el intento. Pero desde el principio sabía como acabaría este juego. Mis alas rotas y tú entero. Aunque eso ahora es lo de menos.

Puede que sea ahora cuando lo veo todo claro, que debería haberte dicho muchas cosas que no dije, o haber actuado de otra manera en vez de enfadarme continuamente contigo. Pero lo veo ahora, y sólo ahora cuando sé que ya no habrá posibilidad de nada más. Muchas veces he dicho eso, pero nunca se había cerrado nada entre nosotros. Todo se quedaba en el aire, pareciendo que se había terminado hasta que un día demostraba lo contrario. Pero esta vez no. Esta vez lo dijiste con todas y cada una de las letras.

Pero en las películas, siempre llega la persona a tiempo. O aunque llegue tarde siempre tiene las palabras, el lugar y la sonrisa adecuada.
Y para que engañarme, también está el hecho de que no quiero parecerte idiota. Ni pesada, ni nada por el estilo. El caso que ya han pasado dos meses, y en vez de disminuir esto se acentúa. Y yo ya no sé que hacer. No tiene ningún tipo de sentido. Pero ninguno. Así que me tragaré toda mi mierda y esperaré a que el tiempo pase. Intentaré no releer tus conversaciones por la noche y así poder dormir un poquito mejor.

Creo que nosotros éramos del otro 10%. Aún así fue un placer.

6 comentarios:

Sese dijo...

Las pelis siempre tienen la frase justa en el momento propicio, la vida no es así, pero no te engañes, no haber dicho lo que debías de haber dicho no te cerró ninguna puerta. No siempre es necesario ser oportuno, aprovechar el momento. Si la historia tiene futuro los momentos sin duda se volverán a presentar. Si no, igual no valía la pena (o igual sí, eso lo has de ver tú)

Saludos

Salem dijo...

Quizás la locura más grande que puedas hacer por amor es querer de verdad a una persona.. puesto que viendo en los tiempos en los que vivimos, es algo de lo más inusual. Lo demás se concentra en el materialismo.. y con el tiempo se olvida.

Sin miedo, la última película que vi de ese tipo fue la de 'Querido Jhon'.. y algo hizo que desde mis adentros algo se removiese de tal manera que empecé a dudar realmente de lo que sentía.. y de lo que siento hoy en día.

Sonrie..

MeTis dijo...

el fin hay que meterselo en la cabeza. Te lo dijo por experiencia, creo que vamos a la par, y aunque hayamos terminado definitivamente y yo insista en releer cada uno de los emails pasado y engañandome diciendo que era asi y era asá, tan solo basta que nos mande un mensaje para quedar un dia para que todo se nos olvide y vuelva la rueda a girar de nuevo. Y aunque sepamos cual es el final, porque ya lo hemos vivido, insistiremos en creer que esta vez la rueda no sera redonda y puede que el final sea diferente. ilusas!! tendriamos que ser mas fuerza y aceptar la la derrota de la GUERRA, y no querer insistir en batallas.

un abrazo.

(es mi opinion)

iReNe dijo...

Yo adoro las pelis románticas. sobre todo los libros románticos. es lo único que leo... y a ti no sé por qué pero te imagino disfrutando también de ellos, tal vez xq se nota q tienes alma de poeta

Primerodemayo dijo...

Tambien existe el cine dramatico dentro del amor donde nada sale como deviera, con finales tristisimos, por acordarme de una entre tantas, los amantes del circulo polar...

El malestar del desamor es absoluto, yo lo he padecido como todos en mis carnes, es horrible, pero te hace mas fuerte aunque te rompa el alma la cual nunca termina de recuperarse.

Un saludo agonico

UNA CERVEZA dijo...

Las locuras de amor existen y en mayor o menor grado todos hemos hecho alguna (ejemplo pequeña locura de amor: saber que llegas tarde a casa pero prefieres estar con él o ella). Lo que no existe son las películas en la vida real, aunque haya historias que superen a los films.
Por otro lado no deberías de estar triste porque se haya acabado, deberías de celebrar que lo has vivido.
Y a veces, hay que arriesgar. Se presenta la situación de tengo esto, puedo obtener más o perderlo todo... Y a veces es bueno arrisgar aunque te pueda salir mal... Simplemente es cuestión de valorar que te conviene más.
Pero, si es la persona de tu vida, seguramente os volvereis a cruzar y algunas veces segundas partes no son tan malas.
Saludos