miércoles, 31 de marzo de 2010

Maestra del disfraz

Tengo esa sobredosis de antipatía con todo el mundo, que no consigo quitármela. Y sería fácil disfrazarme de una sonrisa y charlar con alguien, pero no me apetece ni con ellos/as, ni contigo.
Pasear sola por la ciudad me parece divertido cuando sólo espero que alguien se siente a mi lado y con sólo mirarme a los ojos sepa que estoy triste.

Pero no lo ven, nadie lo ve.

7 comentarios:

kayako saeki dijo...

Seguro ke enkuentras a laguien ke lo verá... ke te mirará a los ojos y sabrá ke sientes y ke necesitas...

Hay veces ke hablar por hablar no aporta nada... mejor kallar ke hablar sin decir nada...

besos...

Oski dijo...

Siempre hay alguien que no ha olvidado el idioma de los ojos. Que con sólo una mirada sabe leer entre líneas.

Disfrazarse es fácil, que te desenmascaren no lo es tanto. Yo pensaba que era imposible y que nadie era capaz de ver más allá, pero puedo asegurar que hay gente que sí que ve más allá.

"Entiendo idiomas. Si me quieres hablar... mírame a los ojos."

Un abrazo.

MeTis dijo...

siento decirte que hasta ahora no he encontrado a nadie que sepa.

Y dudo que lo haya.

por eso ya nunca espero que lo hagan.

un abrazo.

Sese dijo...

nadie puede obligarnos a sentirnos de otra manera a como nos sentimos, saca provecho de ello y busca la manera de estar a gusto contigo misma

Un abrazo

tatiana dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme ta.chang@hotmail.com
Exitos con tu página.
Un beso
tatiana.

UNA CERVEZA dijo...

Que jodido se siente uno cuando está así... Pero si encuentras a esa persona que con solo una mirada te entienda, sepa lo que sientes y te de lo que necesitas es una de las experiencias más reconfortantes que existen...
Saludos

kocrann dijo...

Yo creo que un aspecto importante es que lo reconoces, que no te engañas a ti misma.

Dices que no consigues quitarte esa sobredosis de antipatía. Eso significa que quieres desprenderte de ella. Alégrate por eso. Es el primer paso y el tiempo pone tarde o temprano a cada uno en su lugar.

Un saludo.