jueves, 28 de mayo de 2009

Ironías

Ama, ama, ama... y ensancha el alma.

Pero, ¿cómo vamos a amar, si prácticamente se nos prohibe?
Aunque pensándolo bien, quizás somos nosotros mismos los que nos lo prohibimos, pero ¿cómo no lo vamos a hacer si en cuanto das la mano te cogen brazo, hombro y cuello?
Sus personalidades huelen a putrefacto y sus miradas a parte de desprecio e indiferencia no me dicen nada. Y pobre de ti, como un día se te ocurra pedirle ayuda a alguno de estos prototipos de 'mundo moderno' porque deberás devolverlo todo, y con intereses. Es como una hipoteca a largo plazo, con la diferencia de que aquí no ganas nada, como mucho unas palmaditas en la espalda y si tienes suerte quizá hasta una sonrisa.
Que hoy en día las sonrisas están muy caras, así que cuidado con las que te regalan, no vaya a ser que al final cuando estén en la más profunda de las miserias se les ocurra pedirte cuentas por ello, porque son así, sólo se acuerdan de las cosas cuando están revolcándose en la mierda. Y tú no debes ser tan malo ni egocéntrico de cobrarles nada, ¿ y sabes por qué? Por que no. Y punto. No se admiten más conjeturas, ni divagaciones, ni palabras, ni... bueno, ni nada. Silencio.
Y ya está, que parece mentira que no hayas aprendido modales, después de tantos años... hombre por favor! Si Franco levantara la cabeza... ¿Es que te perdiste algún capítulo de barrio sésamo o que? Mira que eres rastrero, no ves que la mayoría de la gente es incapaz de hacer eso...
¿De hacer qué? ¿De pensar por sí misma? ¿De dar algo a cambio de nada? ¿De ayudar a los demás? Pero que de tonterías digo, ¿para qué alguien iba a querer pensar por sí misma? Total si ya tenemos a unos cuantos sentados en tronos para convertirnos en una panda de borregos y así no tener que pensar ni decidir. ¿Pues que 'chollo' no? Cómo se nota que estamos en el siglo XX, o no espera... creo que es el XXI, o bueno no sé, que más da, mi vida ya está resuelta, y que viva el rey, y que viva el capitalismo, y que viva españa, coño.
Y así viven. Con su patriotismo, su montón de dinero, y su mierda. Y la abuela para la residencia de ancianos, que molesta.
Y que no se te pase por la cabeza mostrarles tu debilidad, te destruirían. Que mientras ellos no sepan nada, aún queda algo de esperanza. Aunque bueno, ¿qué se puede hacer con zombies sentados en frente del sofá?
Mmmm, se me están ocurriendo diabólicos planes... Hoy creo que voy a terminar de vomitar mi sobredosis de apatía.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Salidas

El no meterte en las decisiones de la gente, ni siquiera cuando te afectan directamente puede llevarte a cambiar tu propia forma de tomar decisiones. Lo que no es normal, o no te parece normal, al cabo del tiempo termina siéndolo. Pero ¿por qué? ¿Por qué cojones debemos acostumbrarnos a lo que no es lógico simplemente porque el mundo es tan hipócrita y carente de personalidad que sólo saben seguir la misma cadena de 'mierda por mierda'?
Afrontar los problemas cada uno lo hace como puede (o como quiere), pero por favor, lo que no es coherente, ni lo es hoy, ni lo fue ayer, ni lo será mañana, por mucho que la humanidad se empeñe en demostrar que sí.

domingo, 17 de mayo de 2009

Preguntas

¿Echas de menos a alguien? ¿Tus padres siguen casados? Es más, ¿tienes padres? ¿Defectos? ¿Podrías resumir tu vida en una palabra? ¿Pareja? ¿Estabilidad emocional? ¿Estudios? ¿Hijos? ¿Abortos? ¿Fumas? ¿Bebes?... y bla bla bla.
La curiosidad de la gente puede llegar a ser realmente asquerosa. Y que me lo digan a mí, mujer de pocas palabras, cuando ni muchas de las personas que me rodean desde hace tiempo saben demasiado de mí.
¿Qué interesa nuestra vida? ¿Qué quieren hacer con ella? ¿Archivarla en los papeles de una triste oficina? ¿Ir corriendo a contarle a la vecina lo traumática y patética que resulta? ¿Compararla con la suya para ver que han salido bastante mejor parados y sentirse realizados? Incógnitas del mundo. Que se callen ya, coño, como si yo preguntara mucho...

sábado, 16 de mayo de 2009

Triángulos amorosos

Solía pensar que las cosas pasan por algún motivo, que hay alguna extraña fuerza (fuera cualquier tipo de religión o dios) que hace que las cosas pasen, como que tu madre caiga en una enfermedad terminal, que conozcas a cierta persona especial por casualidad, o que algo malo siempre trae algo bueno, como suelen decir por ahí.
No sé si os habreis visto envueltos en algún tipo de triángulo amoroso. El caso es que al final se suele llegar a la conclusión de que no tiene ningún sentido y normalmente ninguno de los tres sale ganando (a excepción del que le es indiferente, que no gana pero mucho menos pierde, así que se le podría considerar como el ganador) menos en las películas pastelosas, en las que al final la parejita feliz sigue su vida adelante. Pero bueno eso son otras historias.
Lo triste de estos casos es que tú darías algo (no todo, está claro, que no estamos hablando enamoramientos) por la persona que te ve más como la 'folla-amiga' por decirlo de alguna manera y con el número tres sucede el caso contrario. Al principio puede resultar hasta divertido, porque sabes que cuando falte uno ahí va a estar el otro, pero conforme pasa el tiempo vas necesitando más quedar con uno que con el otro. Aún así sabes que los tres sois libres de hacer lo que os plazca, y ni siquiera sabes (ni te interesa saber) los respectivos amores de los otros dos susodichos. Pero lo que digo, que uno de ellos se va metiendo en tu pequeño coranzoncito y empiezas a desear querer echar al otro de tu vida, piensas que llega la hora de elegir. Pero claro, en el momento menos preciso te llega la fatídica declaración pero no de quien tu esperabas, así que te toca hacer de mala de la película y zanjar el asunto. Y cuando piensas que a partir de ahí puede comenzar algo más que una 'amistad con derecho a' con quien tu deseas, ¿qué ocurre? Tu gozo en un pozo.
Ni siquiera sé porque cuento esto ahora, si ya han pasado meses desde aquel cacofónico triángulo, si se puede decir así. Será que verte aunque sea de pasada no me hace bien. Lo malo es que dije que no me iba a involucrar sentimentalmente y al final quien salió ganando fue el que no debería haberlo echo.
Las cosas pasan y punto, no hay más explicación, ni se puede buscar culpables ni entes misteriosos que justifiquen algo que estaba perdido. Cada uno debe saber jugar sus cartas, y retirarse en su mejor momento, no seguir hasta el final para intentar llevarse la gloriosa victoria. Que el estar en la cima dura muy poco tiempo, el problema es que siempre queremos más. está bien la ambición, pero hasta cierto punto. De donde no hay no se puede sacar, encanto.

viernes, 15 de mayo de 2009

Tu decepción

Miras como si no tuvieras enfrente a una persona. Tu egocentrismo te hace pensar que todo mi mundo gira en torno a ti, que si te llamo es porque estoy loca por ti y que si no lo hago es porque no tendré batería. Divagas con mi cuerpo como si fuera una posesión, pensando en si mi boca rozará cada centímetro de tu cuerpo.
Hoy conmigo, mañana con ella y pasado con la otra. Me divierto viendo tu cara cuando oyes que no.
Siento decepcionarte, pero no soy sólo una vagina.

jueves, 14 de mayo de 2009

Regreso al pasado IV: Hablando de perder...

No recuerdo en qué momento exacto le conocí, pero es el tipo de persona que no es fácil de olvidar. Éramos pequeños y ya nadie es quien era antes, pero es imposible no recordar aquel lugar sin recordarlo a él. Moreno, flaco y con unas orejas que ocupaban casi más que toda su cara, aunque nunca le preocupó bastante. Era de ese tipo de personas que no se miraba en los espejos, no porque no le gustara (que también podría ser) si no porque consideraba que todo lo importante residía dentro. A golpes de rock&roll. Así puedo definir aquella época. Fuimos creciendo y se convirtió en lo que todos nos podíamos imaginar. Un punki, uno de esos de los años 70.
Pero bueno, como todo se pierde, él se perdió. En sí mismo, en algunas calles oscuras y en el LSD. Y de aquellas calles que recorríamos siendo niños corriendo o en bicicleta, de aquellos árboles a los que nos subíamos y de aquellas cabañas que construimos yo también me perdí. Y no, no he vuelto allí ni volveré. Pero de esto que os hablo han pasado muchos pero que muchos años... aunque no puedo evitar recordarlo, y claro que a él también.

martes, 12 de mayo de 2009

'Sin ir a la guerra, nos derrotaron'

'Nosotros nada sabemos de finanzas ni de pelotazos económicos, ni de cómo evadir impuestos ni evacuar fortunas al extranjero. Sabemos de haber trabajado desde casi niños, en horarios infernales, por un sueldo de caricatura; sabemos de inhumanos madrugones y de trasnochar no por diversión, sino por el pluriempleo; sabemos de ir pagando una hipoteca terrible por un piso que nunca aparecerá en las revistas del corazón y por un cochecito pequeño y 'tosedor'. Somos tan sabios que también sabemos estirar ese sueldo de caricatura hasta fin de mes y conseguir que la familia pase unos días en la playa cada verano, aunque a veces sin nosotros. No somos otra cosa que un enorme ejército derrotado, que avanza mientras puede, pero cargados de una tristeza que ya en la juventud empezó a manifestarse porque no podíamos invitar al cine a la chica de nuestros sueños ni tener ropa de precio ni libros. Ahora, ya hacia el final del camino, somos los que caminan con zapatos corrientes de suelas desgastadas, los que llevamos unos pocos euros en la cartera y quienes evitamos fijarnos en los escaparates donde enseñan mundos diferentes. ¿Y si en vez de quedarnos con Leónidas y sus espartanos nos hubiéramos pasado, ya de niños, al lujoso ejército de Jerjes? Quizá, bien mirado, ni nos hubiera admitido, puesto que sin ir a la guerra nos derrotaron en todas las batallas.'

De XL Semanal.


Por una generación que parece olvidada, y que se merece algo más que el recuerdo cuando simplemente pide eso...

domingo, 10 de mayo de 2009

Eso que llaman mundo

Y que el mundo, sí, eso que llaman mundo, eso que hace que toda tu vida de vueltas hasta marearte de felicidad empieza por un trocito muy pequeñito. Algo insignificante, algo que ni siquiera puedes ver, o sentir (a gusto de cada uno) pero que está ahí para revolver tu vida y ponerla patas arriba. Así comienza, y si no lo cuidas puede que te consumas poco a poco, puede que termine haciéndose cenizas o puede que se marche por la misma ventana por la que entró, eso ya dependerá de la fuerza o voluntad con lo que lo creaste. Fuerza de la cual ni eres consciente, esa que reside dentro de cada uno, mejor o peor persona, pero cada uno con una luz brillante dentro sí que consigue iluminar hasta el sendero más oscuro. Todos tenemos un rincón oscuro propio, uno de esos al que debemos llegar para iluminar, el problema viene cuando quien debe iluminar el tuyo no lo encuentra. O igual es que no lo cuidó suficiente y se marchó antes de saber que tenía que iluminarlo. O quizás es que tú no lo permitiste. Sí, será eso.
Y que eso que llaman mundo empieza con algo muy pequeñito. Y ¿sabes? Ahora que lo hiciste grande, ahora que brillaba casi con luz propia, ahora te lo puedes quedar. Porque ya no lo quiero.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Estupidez humana V: Fama, famita, fama...

Me da pena la 'movilización' de la gente cuando se trata de ver a algún famoso que va a venir a su ciudad. Me da pena que se tiren horas frente al televisor para ver simplemente su programa, perdiendo un tiempo que podían estar empleando en mil cosas diferentes.
Hoy quiero hablar de Fama, el programa de baile que se emite en Cuatro. Esta mañana iba en el autobús y he oído a unas niñas de unos 14 años calculo aproximadamente hablando sobre lo maravilloso que es ese programa, sobre lo bueno que está fulanito, sobre lo bien que lo hacen, y bla bla bla.
La verdad es que a mi parecer, algo que apoye el baile no está nada mal, ya que parecía uno de los grandes olvidados dentro de la sociedad española, pero señores seamos razonables, si se quiere impulsar algo, no se hace un programa, y si de verdad ese es tu sueño, no te vas a un programa para que te vea toda España, te vas a una escuela y punto final. Lo peor de todo es que la gente se engaña a sí misma, ven en esos bailarines un modelo a seguir y piensan que ellos también podrán conseguirlo, o lo que me parece aún más absurdo, se dicen a sí mismos que sí que les gusta el baile.
Hacen un programa sobre gente que tienen sueños en relación al baile para gente que se la pela, pero a la que facilmente les comerás la cabeza para que se sienten todos los días frente al sofá a ver el programita de las narices.
Lo venden de una forma sobrehumana, para que todos piensen que después del concurso tendrán una larga carrera como bailarines, y porfavor, seamos realistas, claro que podrán conseguir algunos trabajos pero no hay más que ver el claro ejemplo de operación triunfo; comen de la música tres. Aunque todo hay que decirlo que por lo menos Fama se televisa en una cadena privada, con lo cual si se va al traste es problema de ellos, no como hicieron O.T. que durante muchos años estuvieron en televisón española, cosa que me parece lamentable.

¡Ay, el mundo de la televisión! Y ahora me pregunto yo, ¿porqué le llamarán la caja tonta?

domingo, 3 de mayo de 2009

Felicidad

Y que sí, joder, que sí, que todos lo sabemos, que la felicidad lo mismo que viene se va. Pero que cuando llega la sonrisa que se te forma en la cara es más extraordinaria que cualquier cosa del mundo. Mejor que la estatua de la libertad, mejor que las vistas desde un balcón de París por la noche con la Torre Eiffel iluminada, mejor que el sexo oral, mejor que... enfin que casi cualquier cosa.
He llegado a la conclusión de que la felicidad no existe, la felicidad la creamos nosotros mismos en un contexto y situación determinados cuando las cosas que precisamente en ese momento necesitas o quieres aparecen, pero que claramente no te servirían para toda la vida. Porque al igual que las necesidades y que las situaciones, el corazón cambia. Así que es absurdo quedarse sentado en el sofá a esperar a que la vida pase y que un día la felicidad venga a llamar a tu puerta.
No puedo decir ahora mismo que yo sea feliz al 100%, pero la sonrisa que se ha formado en mi cara a raíz de este puente ha sido... pues eso, extraordinaria.
Supongo que lo quiero decir con esto, es que da igual cuanto dure esa felicidad, mientras la hayamos experimentado, pues una vez la tienes, aunque dure 1 minuto hay que aprovecharla hasta que no le quede ni una sóla gota. Y que a mi juicio, aunque por cada día de felicidad vengan tres de 'no felicidad' (por decirlo de alguna manera) siempre merecerá la pena. Porque ella siempre vuelve. Siempre.