martes, 31 de marzo de 2009

Descansa

6 años hace desde que comenzó el infierno. Al principio que íbamos a suponer, en el fondo lo sabíamos todos, ella también lo sabía, aunque no fuéramos conscientes de la realidad. Primero falla una pierna, pero unas muletas y solucionado. Iba despacio, al cabo del tiempo, de unos años ya fue necesario la silla de ruedas. Pero aún se valía por sí misma. Su cara, sus ojos azules, siempre más preocupada por el bienestar de los demás que por el propio. Y mira que ya es decir cuando tu propio bienestar se tambalea día a día.
Pero lo que antes iba despacio ahora ya era irrefrenable. Los brazos empezaron a fallar, los más triste era ver a su hija pequeña darle de comer. Fumar, para una de las pocas cosas que le gustaban y que podía seguir haciendo ya tampoco podía. Su vida se estaba consumiendo, y los demás no podíamos hacer nada. Verla apagarse. Su mirada marchita, su voz quebrada... empezó a fallarle el habla, la cabeza también. Ya no sabía ni en que día vivía. El viernes comenzó la cuenta atrás. Aunque en el fondo todos sabíamos que algún día tenía que llegar no eres consciente hasta que llega. Piensas que aún queda tiempo, que eso no pasará todavía. Pero llega la puta realidad y te golpea la cara. Se ahogaba, empezaron a fallar los pulmones. Dijeron que ya no saldrías de ahí. Y llegó el día. Hoy ha dado fin tu sufrimiento. Guíala a ella, cuídala desde donde quiera que estés, que nadie puede decir que te fuiste si uno no está donde esta el cuerpo, si no donde más se le extraña... y para ella siempre estarás ahí. No es justo, no lo es...

viernes, 27 de marzo de 2009

Escupiendole a la luna

De tanto hablar se les secará la boca, piensas. Aunque tú no los escuches ni de lejos, no hablan de nada interesante; nunca lo han hecho y nunca lo harán. Y tú escupes. Y mañana seguirás hablando, que es lo que hace todo el mundo. Da igual de que, lo que cuenta es hacerlo. El problema de hablar tanto es que a veces decimos cosas que no queremos decir, o que no sentimos, o que sentimos pero que no deberíamos decir para eso de no ofender a terceras personas. O a segundas. O a ti mismo. A veces es mejor callarse, y lo bueno de callarse es que lo puedes hacer cuando tu quieras, lo malo es cuando no te salen las palabras, cuando ya no hay nada que decir. Porque si no hay nada que decir es que entonces ya no hay nada, nada de nada. Y es cuando nos toca darnos media vuelta y volver al cruce de caminos para escoger el rumbo opuesto y esperar a que ese no sea tan equivocado como el anterior. Al fin y al cabo parece que no estaba tan mal hablar. A lo mejor es que se agotaron las palabras. Y vuelves a escupir, pero el problema de los escupitajos es que a veces te caen encima. Y esta vez sucedió eso.

jueves, 19 de marzo de 2009

Nauseas... y divagaciones

Quizá Sartre tenía razón y la única diferencia objetiva entre nuestra vida y la de una mosca es que sabemos que vamos a morir. Igual de absurdas, igual de patéticas. También decía que estamos condenados a ser libres, a elegir. Pero que elegir una puerta significa cerrar otras. Y vaya descubrimiento de mierda direis. Pienso que tampoco son tantas puertas, las que están abiertas y las que se cierran, la gran mayoría son ventanas. Ventanas que abrimos, ventanas que rompemos tirando piedras a su cristal con los ojos empañados en lágrimas de rabia, ventanas que cerramos, ventanas que enterramos, ventanas que olvidamos, ventanas que recordamos... Son muy pocas las ventanas que conducen a puertas, ya que las grandes decisiones, los grandes momentos se esconden tras las puertas.
Escribió un libro, titulado La Náusea en el que expresaba su asco por la vida, por la monotonía y por las personas. Por la rutina en sí. Y digo yo que tanto asco que sentimos tantos y tantos, y ¿porqué no nos suicidamos? ¿Por miedo tal vez? ¿Por personas? ¿Por no hacerles daño? ¿Porque no tenemos valor? Quizá al fin y al cabo si que valoremos algo nuestra vida, o aunque no la valoremos en el fondo muy fondo de nuestra alma aún pensamos que podemos encontrarle el sentido. Ya que al fin y al cabo, el suicidio es una de esas puertas que nosotros mismos elegimos, sin coacciones, sin tapujos. Hora, lugar y fecha. Nuestro momento, nuestra puerta, nuestra vida y nuestro fin. Nuestro momento de darle sentido al fin, ya que si no es de esa manera nadie te preguntará cuando te quieres ir, y llegará el día en el que te irás, com todos. Demasiadas preguntas para una sola cabeza en una noche... mientras tanto vivamos pensando que mañana encontraremos esa puerta.


domingo, 15 de marzo de 2009

Nadie vende el sueño de su vida... ¿o si?

Ayer me dijeron en la calle más triste del planeta que nadie vende el sueño de su vida. Pero aunque afirmaban me lo dijeron con lágrimas en los ojos y con la voz quebrada. Ropas sucias y descosidas que describían más bien al corazón que la vestimenta.
Pero un analfabeto de esos que es mejor conocer con la boca cerrada me dijo que no les creyera, que no son quienes para dar consejos, pues las únicas personas que tienen sueños (que vender o que no) son aquellas que tienen ilusiones, y que esos 'pintas' no tienen ni luz en su interior.
Y digo yo, ¿no será que vendieron sus sueños porque alguien en su día les arrebató la ilusión?
Hay muchas formas de arrebetar la ilusión, y conforme pasa la vida cada vez te la quitan de forma más cruel. ¿No será que es él el que no debe dar consejos? ¿No será él uno de esos que va robando la ilusión?
Su mirada no me decía nada, en cambio la de ellos sí.

Una vez me dijeron que mi mirada no decía nada,que era puro hielo y fue más doloroso que la partida. Me quedé con un corazón de capa caída sucia y descosida.
También me dijeron tiempo después que podía perderse en mis ojos. Volvieron los sueños, pero no la ilusión.
Y paseando por la calle del olvido, mi corazón se cansó de tener que olvidar.

miércoles, 11 de marzo de 2009

A volar

Sácame de aquí.

domingo, 8 de marzo de 2009

Dia internacional, no uno si no todos.

Demasiados años, demasiados siglos sometidas a aguantar que se nos trate de inferiores, que nos digan lo que tenemos que hacer, como hacerlo y que decidan sobre nuestros futuros. No podían ir a la escuela, no sabían leer, no sabían escribir, aprovechaban de su ignorancia para manipularlas y hacerlas obedecer. Su única tarea era la casa y los niños, pero eso sí, si tenían que ayudar al hombre en el campo se le ayudaba, que al fin y al cabo ellas no eran más que las mulas que tiraban del carro. Desde el momento en que nacías ya se te asignaba tu futuro, y no cabía el planteamiento de nada más. 'Eres mujer así que a limpiar'. Asco. Gracias a dios que en su día llegó el feminismo y las cosas comenzaron a cambiar, poco a poco, sí, pero por lo menos a cambiar.
Que aún a día de hoy, haya hombres (y mucho más lamentable que haya mujeres) que crean que sólo servimos para 'el hogar' es además de incierto, patético. Que no se trata de sexos, se trata de personas joder. Que nos sigan tratando como a escoria, porque tienen un rabo entre las piernas que les da derecho de violarnos, de humillarnos y de infravalorarnos es inhumano. Que cada día un marido borracho, celoso o demente le dé una hostia a su mujer, a esa que dijo que 'iba a querer' porque la cena no estaba en su sitio y en su hora, porque no le ha planchado bien la ropa, o porque simplemente le de la gana es ultrajante. Y que sí, que está muy bien todo eso de la justicia y de las cárceles, pero que nuestras vidas no nos las devuelven, los años de sufrimiento tampoco y la libertad apagada y absorbida mucho menos. ¿Y nos tenemos que resignar? ¿Por qué? ¿Porque somos mujeres? Venga ya.
¿A quién se le ocurrió la genial idea de que existe la superioridad de sexos?
Lamentable.
Y aún así, aún hay sitios en los que se cobra menos por ser mujer, que sí, que el porcentaje es muy pequeño, y que no es discriminación directa que ya se encargan ellos de contarte la película para 'que no se te ocurra pensar' que es porque eres mujer. Y por si ya fuera poco, es preferible no quedarse embarazada, porque claro, hay que darle a la pobrecita baja por maternidad, eso sin contar si no tiene un mal embarazo y tiene que coger la baja antes. Es increíble hasta donde llega la estupidez humana. Increíble.
Luego el tema del aborto, ilegal en ciertos países, mal visto en casi todos. No lo comparto pero cada una está en su derecho de poder hacer lo que se le antoje. Y no creo que nadie deba decidir por ella. Pero es un tema en el que no me voy a meter hoy.
O el que el apellido de ella tenga que ir en segundo lugar, como en todo en esta vida, que nos han catalogado a la sombra del hombre.
Sé que las desigualdades aquí citadas (y que aún quedan muchas más) no son apenas comparables con las desigualdades en otros países, sólo puedo decir que aún queda mucho por hacer y que seguiremos luchando. Que las cosas cambien, y que no sólo nos manifestemos cada 8 de Marzo, sino que cada día de nuestra vida sea una manifestación en contra de la violación de los derechos, del matrato y de la superioridad y un paso más cerca hacia la igualdad.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Liberando

Lo piensas en frío y es algo de lo que cualquier persona se cansaría. No digo que haya sido una pérdida de tiempo, porque al final lo que queda es lo bueno y bueno ha habido mucho. Pero no puedo seguir aguantando el 'ni contigo ni sin tí'. A veces las cosas no pueden ser grises, a veces hay que elegir, así que o contigo, o sin ti. Porque es frustrante el que de repente me necesites a todas horas, que digas eso de 'hoy sólo quiero hablar contigo...', que me llames, que sólo seamos tu y yo, a que de repente desaparezcas, que no exista para tí, que no contestes mis llamadas... etc, para luego volver a la fase anterior. Dicen que nada termina hasta que tú sientes que termina, pero es que yo contigo eso ya lo he sentido varias veces, para luego darme cuenta que no. Porque luego vienes con tu sonrisa y tus tonterías y yo me caigo por ti y por tus palabras. Así que cariño, todo tiene un límite y yo hace tiempo que sobrepasé el mío, porque ni en el amor, ni en la amistad eres capaz de darme algo que llegue a la media. ¿Que me necesitas? Aquí estaré, pero tus juegos acaban donde comienzan mis pies. Me he acostumbrado a tus malditas escenas de 'ahora me largo' y en realidad no estoy tan perdida y no permito volver a caerme por tus palabras ni volver a necesitar de tus miradas.

domingo, 1 de marzo de 2009

Vomitando realidades... o fantasías.

Hacía mucho que no soñaba con aquello, es más, hacía relativamente mucho que no pensaba en ello, comparándolo con los acostumbrados abrumadores pensamientos que suelen acompañarme día a día desde hace años. Antes dolía, ahora ya no. Rutina digo yo. Pero hoy he vuelto a soñar con ello, allí, otra vez... y me pregunto si no será más que un estúpido e insignificante sueño o la ansiedad de algo que no volverá.
Decía Freud que en los sueños se revela el inconsciente como realización de deseos insatisfechos y que nos revelan de forma disfrazada la vida anterior. Quizá todavía tengo sed de aquello, quizá siempre quedará ahí pero ya no importa.
Aprendí a rehacer mi vida y a la mierda Freud, a la mierda los sueños y a la mierda todo. Me quedo con lo bueno y me quedo con mi vida.



'Tras el vivir y el soñar, está lo más importante: despertar'. (A. Machado)