domingo, 27 de septiembre de 2009

Me imaginé.

Me imaginé de muchas formas como sería el final pero nunca llegaba. Era ese vacío de sentir que la vida se te escapa de las manos, estar rodeada de gente con sus prisas, sus trabajos, sus estudios, sus miradas... y tú abrazada a tu soledad. Esa soledad tan inmensa que avisaba de que llegaría, de que algún llegaría lo que desde hace tiempo sabías que sucedería. Final. Y no habría más. Pero cada vez que lo tenías claro, que decidías cambiar tu vida de pies a cabeza la palabra fin volvía a esfumarse y llegaba esa sonrisa infinita que se te formaba en la cara. Cada vez dolió más. Cada vez más...
Me lo imaginé en una azotea de uno de esos lugares mágicos. Barcelona hubiera estado bien. Una azotea en Barcelona una noche de invierno, el frío en la cara y las manos, ese frío que me hace sentir tan viva a la par que el corazón estaba tan muerto, con las estrellas sobre mi cabeza y entre mis brazos todos esos recuerdos.
Pero no fue así. Me pilló sentada en un rincón de mi habitación con la cara entre las manos y ese vacío interior con el que te cuesta hasta respirar. Y no hubo más. Por lo menos hasta ahora. Y dolió, joder que si dolió.

Morir en lugar de alguien a quien se quiere me parecería una buena forma de acabar...

4 comentarios:

SaleM dijo...

Jamás imagines el final de las situaciones y vive el momento como si fuera a escaparse.. es la única manera de no arrepentirse después.

Una ruptura siempre duele, pero al final acaba curando.. y aunque suelen dejar cicatrices un tanto horribles, después al repasarlas con el dedo suelen acarrear una bonita sonrisa.

Hazme un favor. Lávate la cara, mírate al espejo y pon tu mejor sonrisa. Después te invitaré a un café para que me enseñes tus mejores pendientes y tus zapatos más bonitos. Pero intenta sonreir.. verás como eso no duele ;)

Te sigo leyendo.. aunque esté por ahí vagabundeando en busca de mis miserias. No cambies, pero sonrie.

iReNe dijo...

No eres idiota. Yo soy exactamente igual que tú. Aún a veces me imagino que volverá, que cambiará y que me dará todo lo que no me dio, pero son sólo instantes en momentos frágiles, hay que ser fuerte, ninguno de ellos mereció la pena.
Me encantaría tenerte en mi messenger por ejemplo, hablar contigo, la verdad es que me encanta saber que alguien vive momentos similares a los míos y piensa tan igual a mí.

MeTis dijo...

la palabra FIN viene incluida siempre en el comienzo. Se trata de verla para ir asimilandola nada mas empezar o no.

yo tambien me gustaria mas la azotea de barcelona.

saludos.

Oski dijo...

Yo también esperaba que Barcelona hubiese puesto fin a una melodía que desde hace tiempo se anticipaba demasiado triste y melancólica.

Pero no fue el mar, ni sus olas, ni sus calles las que me dieron consuelo, fue el asiento de mi coche en un parking deshabitado a altas horas de la noche.

Sonaban los Beatles y una lágrima caía por mi mejilla...

"All you need is love" y yo jodido, roto y sin ganas de nada.

Si Lennon levantara la cabeza...