martes, 22 de septiembre de 2009

Debilidades

¿Entendeis eso de 'haría lo que fuera por esa persona' y a lo mejor llevas sin verla muchísimo tiempo cuando sabes que tu para ella eres bastante poco?
No entiendo porque podemos llegar a padecer tal grado de estupidez y rebajarnos a dar algo que siempre se nos quita. Puede ser un primo, alguien por el que te sientes atraído, una amiga o simplemente un conocido.
Pero es como si te sintieras en deuda con esa persona (por algo que nunca ha hecho y que nunca hará por ti) y le sacas la cara una y otra vez hasta que un día te das cuenta y dices basta. ¿Basta? Pero si luego os volvereis a encontrar te dará una sonrisita y un par de abrazos y ya volverás a creer en esa persona ficticia y maravillosa que no existe. ¿Por qué pasa esto? ¿Es que tenemos una debilidad tan latente y frágil por esas personas que aunque nos hayan fallado mil veces somos capaces de olvidar y seguir a su lado? ¿Somos así y a veces no somos capaces de perdonar a amig@s de toda la vida que han estado siempre a nuestro y con los cuales nos enfadamos por tonterias? ¿Son debilidades o es que idealizamos a esas personas por un momento dado que creemos que siempre serán así?
Y lo peor de todo es que sé que no darían nada por mi, y que no me aportan nada.

6 comentarios:

MeTis dijo...

eso es porque tenemos un lado que se niega a ver que esa persona no es como la habiamos formado en nuestro interior y eso seria defraudarnos, y les damos una y mil oportunidades antes de reconocer nuestro error.

pero prefiero seguir siendo asi que darlo todo por perdido a la primera. (a la tercera va al carajo)

kayako saeki dijo...

A mí también me pasa lo mismo....
Supongo ke la razón eskapa a la lógika....
A lo mejor a alguien le pasa kon nosotr@s al revés... y nisikiera rekordamos a esa persona para la ke signifikamos tanto....

besos

iReNe dijo...

A mí me ha pasado hace poco... Un chico que me dejó por ahí tirada en una calle oscura porque le dije algo que no le gustó, que me amenazaba siempre con dejarme, que casi nunca me abrazaba, y estaba obsesionadísima con él y di mil cosas por él, hasta que un día me di cuenta de que no haría nada por mí y le dejé. Es lo que hay que ahcer.

Acabara Petando dijo...

Eso nos pasa porque somos buenos, e idealmente queremos creer en la bondad humana... Pero no todo el mundo tiene un gran corazón. Así que toca hacer un esfuerzo y escoger las amistades (la familia viene por defecto). Si no, mejor estar solo.

UNA CERVEZA dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que espones. Muchas veces nos hacemos una idea confundida de alguien... Y a veces nos damos cuenta y actuamos en consecuencia de lo que descubrimos, pero lo peor es no darse ni cuenta...
Y como dice Kayako Saeki, ¿a alguien le pasará con nosotros? creo que nunca (o muy rara vez) lo sabremos
Saludos

Oski dijo...

Es lo que tiene tener un buen corazón y pensar más en los demás que en uno mismo.

A veces cuando recibes hostias por todos lados empiezas a pensar que algo falla pero ¿sabes lo que fastidia de verdad? Que mañana volverás a darlo todo por alguien que no dará nada por ti.

Gajes del oficio.