miércoles, 24 de junio de 2009

La ventana

¿No os ha pasado alguna vez, que una cosa muy chiquitita, algo así como un mini-recuerdo se os queda grabada y no entendeis porqué?
Hace un año estuve en Madrid, y de camino al Prado pasé por una calle más bien pequeña, vieja y por decirlo de alguna manera algo triste. El calor era insoportable y yo lo único que quería era llegar a un lugar fresco cuanto antes.

Así que la calle la recorrí con demasiada prisa y sin muchos miramientos, pero a mi derecha advertí una enorme ventana al ras de la calle y un chico con rastas sentado en la cama tocando la guitarra. Mi prisa continuó hasta que llegué a mi destino, aunque días después pensando en mis recorridos por Madrid no pude quitarme de la cabeza aquella ventana, sin ni siquiera haberme dado cuenta me había fascinado. Desde entonces no me he quitado esa ventana de mi cabeza y maldigo no haberme detenido algo más, pero no comprendo que fue aquello que tanto me llamó la atención. Una ventana al fin y al cabo es eso, una ventana. Solo sé que en algún momento tengo que volver allí, espero acordarme del camino, y que la ventana siga allí.

7 comentarios:

kayako saeki dijo...

..... flipante!!!

Es cierto ke a veces las kosas más aparentemente insignifikantes, son las ke verdaderamente tokan algo en nuestro interior.... Ahí reside la magia!!!

besazos!!!

Twat Boy dijo...

Se confirma que hay que disfrutar de las cosas sencillas y aparcar las prisas de vez en cuando... Vuelve pronto a Madrid que Alberto Ruíz lo está cambiando de arriba hacia abajo o viceversa, casi no lo voy a conocer a este paso (a Madrid digo, él no me interesa)
¡Un saludo!

MeTis dijo...

y como no te paraste?

quizas ya no este alli la proxima vez que pases por la calle, hay trenes que pasan.

saludos.

UNA CERVEZA dijo...

Tienes razón, hay cosas que parecen insignificantes, que simplemente están ahí y que se quedan grabadas en la memoria... Y por mucho que pasen los años está ahí.
Pero si algún día vuelves a pasar por esa misma calle puede que la reconozcas con un simple vistazo o puede que ni siquiera te vuelvas a fijar en esa ventana de nuevo.
Las cosas extrañas de los recuerdos.
Saludos

Pequeña Desorden dijo...

seguramente esa imagen te activó algún recuerdo antiguo de tu memoria, o una conexión neuronal que permanecía dormida...
Quizás se pareciese a algo que fue importante en tu infancia y que no recuerdas de forma consciente...
Independientemente de eso, es un post precioso...

iReNe dijo...

Seguro que la ventana sigue ahí. Si quieres cuando vuelvas a Madrid la buscamos juntas!

Oski dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=mjUeGh4RWRc