domingo, 10 de mayo de 2009

Eso que llaman mundo

Y que el mundo, sí, eso que llaman mundo, eso que hace que toda tu vida de vueltas hasta marearte de felicidad empieza por un trocito muy pequeñito. Algo insignificante, algo que ni siquiera puedes ver, o sentir (a gusto de cada uno) pero que está ahí para revolver tu vida y ponerla patas arriba. Así comienza, y si no lo cuidas puede que te consumas poco a poco, puede que termine haciéndose cenizas o puede que se marche por la misma ventana por la que entró, eso ya dependerá de la fuerza o voluntad con lo que lo creaste. Fuerza de la cual ni eres consciente, esa que reside dentro de cada uno, mejor o peor persona, pero cada uno con una luz brillante dentro sí que consigue iluminar hasta el sendero más oscuro. Todos tenemos un rincón oscuro propio, uno de esos al que debemos llegar para iluminar, el problema viene cuando quien debe iluminar el tuyo no lo encuentra. O igual es que no lo cuidó suficiente y se marchó antes de saber que tenía que iluminarlo. O quizás es que tú no lo permitiste. Sí, será eso.
Y que eso que llaman mundo empieza con algo muy pequeñito. Y ¿sabes? Ahora que lo hiciste grande, ahora que brillaba casi con luz propia, ahora te lo puedes quedar. Porque ya no lo quiero.

1 comentario:

kayako saeki dijo...

Todo empieza kon las kosas más insignifikantes. Todo es pekeño hasta ke se konvierte en enorme....
El principio del efekto mariposa.........
Y esa luz ke tod@s llevamos dentro.... nos puede hacer las personas más felices del mundo kon nada,..... Pero también las más desgraciadas teniéndolo todo....

besos....