domingo, 26 de abril de 2009

Autista emocional

Hay sentimientos que se contraponen continuamente como si intentaras juntar dos imanes por el mismo polo y no por el contrario. Te dices a ti misma que lo necesitas, que lo quieres y cuando llega lo desprecias. No es que te guste lo complicado, ni lo dificil, ni lo imposible aunque siempre es más seductor pero lo que sí que sabes esque odias lo fácil, lo que no sabes es que da la maldita sensación de que te gusta sufrir. Y lo último que quieres es eso, que alguien se de cuenta de que sufres, porque claro, tú no necesitas la pena ni la compasión de nadie, eres demasiado dura para ese tipo de sentimientos y no necesitas la ayuda de nadie. Lo que pasa que te gusta lo que no tienes, te sientes vacía día a día y piensas que si llegaras a conseguirlo las cosas cambiarían radicalmente. Y de repente sucede, tienes en la palma de tu mano la felicidad que antes no llegabas a tocar ni de lejos, ¿y qué haces? Lo arrugas, lo aplastas, lo tiras al suelo y luego lo escupes. Ya vendrán después las lamentaciones y arrepentimientos. Si esque llegan.
No soy capaz de sentir. Nada, absolutamente nada.

4 comentarios:

kayako saeki dijo...

Hay mucho amor en nuestros korazones... Y solo hay ke dejarlo fluir.... Sin ataduras, sin represiones, sin miedos,....
Sentir nos hace estar viv@s..... Odio-Amor Rabia-esperanza Vertigo-deseo

Troba dijo...

Hey, que pasó?
nada de autocompasión!
la vida es así, una sucesión de metidas de pata, de fracasos...
hasta que un día aprendemos...

No terminemos como Borges, que a sus 86, dijo que el mayor pecado que él había cometido era el no haber sido feliz...

Besos!

Galina DF dijo...

Bárbaro! La felicidad se encuentra y se escapa, así el amor, así la vida.

Oski dijo...

Todos pasamos por épocas así.

Yo en ocasiones he llegado a pensar que desprecio a todos los seres humanos que no sean yo mismo...

¿Sensación o certeza? Hete aquí el eterno dilema.