domingo, 15 de marzo de 2009

Nadie vende el sueño de su vida... ¿o si?

Ayer me dijeron en la calle más triste del planeta que nadie vende el sueño de su vida. Pero aunque afirmaban me lo dijeron con lágrimas en los ojos y con la voz quebrada. Ropas sucias y descosidas que describían más bien al corazón que la vestimenta.
Pero un analfabeto de esos que es mejor conocer con la boca cerrada me dijo que no les creyera, que no son quienes para dar consejos, pues las únicas personas que tienen sueños (que vender o que no) son aquellas que tienen ilusiones, y que esos 'pintas' no tienen ni luz en su interior.
Y digo yo, ¿no será que vendieron sus sueños porque alguien en su día les arrebató la ilusión?
Hay muchas formas de arrebetar la ilusión, y conforme pasa la vida cada vez te la quitan de forma más cruel. ¿No será que es él el que no debe dar consejos? ¿No será él uno de esos que va robando la ilusión?
Su mirada no me decía nada, en cambio la de ellos sí.

Una vez me dijeron que mi mirada no decía nada,que era puro hielo y fue más doloroso que la partida. Me quedé con un corazón de capa caída sucia y descosida.
También me dijeron tiempo después que podía perderse en mis ojos. Volvieron los sueños, pero no la ilusión.
Y paseando por la calle del olvido, mi corazón se cansó de tener que olvidar.

4 comentarios:

Troba dijo...

esa calle, queda a la vuelta de la calle melancolía, por el boulevard de los sueños rotos?

vivo en la vieja casa, de la bombilla verde.

besos

Sese dijo...

Y, ¿quién es esa gente para decirnos cómo debemos sentir, cómo debemos vivir y qué sueños debemos tener?

Un saludo

Cora dijo...

vaya textos, sencillamente genial... que triste esque se pierda la ilusión, sin ilusión ¿¿qué nos queda???

elena. dijo...

uff... qué tremendo.

escribes textos muy buenos.
:)
un abrazo,
elena.