miércoles, 4 de marzo de 2009

Liberando

Lo piensas en frío y es algo de lo que cualquier persona se cansaría. No digo que haya sido una pérdida de tiempo, porque al final lo que queda es lo bueno y bueno ha habido mucho. Pero no puedo seguir aguantando el 'ni contigo ni sin tí'. A veces las cosas no pueden ser grises, a veces hay que elegir, así que o contigo, o sin ti. Porque es frustrante el que de repente me necesites a todas horas, que digas eso de 'hoy sólo quiero hablar contigo...', que me llames, que sólo seamos tu y yo, a que de repente desaparezcas, que no exista para tí, que no contestes mis llamadas... etc, para luego volver a la fase anterior. Dicen que nada termina hasta que tú sientes que termina, pero es que yo contigo eso ya lo he sentido varias veces, para luego darme cuenta que no. Porque luego vienes con tu sonrisa y tus tonterías y yo me caigo por ti y por tus palabras. Así que cariño, todo tiene un límite y yo hace tiempo que sobrepasé el mío, porque ni en el amor, ni en la amistad eres capaz de darme algo que llegue a la media. ¿Que me necesitas? Aquí estaré, pero tus juegos acaban donde comienzan mis pies. Me he acostumbrado a tus malditas escenas de 'ahora me largo' y en realidad no estoy tan perdida y no permito volver a caerme por tus palabras ni volver a necesitar de tus miradas.

2 comentarios:

Troba dijo...

ay de los circulos viciosos.

saludos!

Eva dijo...

¿Por qué a todas las tías nos han educado para ser adictas afectivas? ¿De quién fue la terrible idea de quitarnos una libertad tan íntima como la emocional? Aplaudo tus puntos sobre íes removidas, y te apoyo desde mi identificación.
Ánimo y adelante, que el camino es largo, variado e insospechado. Un saludo.