domingo, 8 de marzo de 2009

Dia internacional, no uno si no todos.

Demasiados años, demasiados siglos sometidas a aguantar que se nos trate de inferiores, que nos digan lo que tenemos que hacer, como hacerlo y que decidan sobre nuestros futuros. No podían ir a la escuela, no sabían leer, no sabían escribir, aprovechaban de su ignorancia para manipularlas y hacerlas obedecer. Su única tarea era la casa y los niños, pero eso sí, si tenían que ayudar al hombre en el campo se le ayudaba, que al fin y al cabo ellas no eran más que las mulas que tiraban del carro. Desde el momento en que nacías ya se te asignaba tu futuro, y no cabía el planteamiento de nada más. 'Eres mujer así que a limpiar'. Asco. Gracias a dios que en su día llegó el feminismo y las cosas comenzaron a cambiar, poco a poco, sí, pero por lo menos a cambiar.
Que aún a día de hoy, haya hombres (y mucho más lamentable que haya mujeres) que crean que sólo servimos para 'el hogar' es además de incierto, patético. Que no se trata de sexos, se trata de personas joder. Que nos sigan tratando como a escoria, porque tienen un rabo entre las piernas que les da derecho de violarnos, de humillarnos y de infravalorarnos es inhumano. Que cada día un marido borracho, celoso o demente le dé una hostia a su mujer, a esa que dijo que 'iba a querer' porque la cena no estaba en su sitio y en su hora, porque no le ha planchado bien la ropa, o porque simplemente le de la gana es ultrajante. Y que sí, que está muy bien todo eso de la justicia y de las cárceles, pero que nuestras vidas no nos las devuelven, los años de sufrimiento tampoco y la libertad apagada y absorbida mucho menos. ¿Y nos tenemos que resignar? ¿Por qué? ¿Porque somos mujeres? Venga ya.
¿A quién se le ocurrió la genial idea de que existe la superioridad de sexos?
Lamentable.
Y aún así, aún hay sitios en los que se cobra menos por ser mujer, que sí, que el porcentaje es muy pequeño, y que no es discriminación directa que ya se encargan ellos de contarte la película para 'que no se te ocurra pensar' que es porque eres mujer. Y por si ya fuera poco, es preferible no quedarse embarazada, porque claro, hay que darle a la pobrecita baja por maternidad, eso sin contar si no tiene un mal embarazo y tiene que coger la baja antes. Es increíble hasta donde llega la estupidez humana. Increíble.
Luego el tema del aborto, ilegal en ciertos países, mal visto en casi todos. No lo comparto pero cada una está en su derecho de poder hacer lo que se le antoje. Y no creo que nadie deba decidir por ella. Pero es un tema en el que no me voy a meter hoy.
O el que el apellido de ella tenga que ir en segundo lugar, como en todo en esta vida, que nos han catalogado a la sombra del hombre.
Sé que las desigualdades aquí citadas (y que aún quedan muchas más) no son apenas comparables con las desigualdades en otros países, sólo puedo decir que aún queda mucho por hacer y que seguiremos luchando. Que las cosas cambien, y que no sólo nos manifestemos cada 8 de Marzo, sino que cada día de nuestra vida sea una manifestación en contra de la violación de los derechos, del matrato y de la superioridad y un paso más cerca hacia la igualdad.

3 comentarios:

Cora dijo...

Estoy de acuerdo en la mayoria de lo que dices del texto, en realidad en todo menos en lo del aborto...
no me gusta la palabra femenismo para defender el movimiento que defiende los derechos de las mujeres como personas que son... porque por feminismo se entiende algo radical, y es solo reinvindicar un puesto justo, un lugar a mismo nivel que el que pueda tener el hombre..
sobre lo del maltrato y la violencia de genero, que decir!!, que esos infraseres que hacen eso dan asco...
Aún queda mucho por conseguir, pero poco a poco se demostrará que valemos mucho y tenemos mucho aun por demostrar...
un beso

Troba dijo...

Besos, libetaria
pasionaria
flora tristan

iReNe dijo...

Hace poco leí un libro de Stuart Mill sobre este tipo de discriminación. Cien mil tonterías... que si sangramos y por eso somos más débiles, que si nuestro cerebro pesa menos...

Pero ya no somos las que nos quedamos en casa con los hijos, las que están para servir y agradar. Somos personas, como tú dices, y nos hacemos oír cada vez más :)