martes, 31 de marzo de 2009

Descansa

6 años hace desde que comenzó el infierno. Al principio que íbamos a suponer, en el fondo lo sabíamos todos, ella también lo sabía, aunque no fuéramos conscientes de la realidad. Primero falla una pierna, pero unas muletas y solucionado. Iba despacio, al cabo del tiempo, de unos años ya fue necesario la silla de ruedas. Pero aún se valía por sí misma. Su cara, sus ojos azules, siempre más preocupada por el bienestar de los demás que por el propio. Y mira que ya es decir cuando tu propio bienestar se tambalea día a día.
Pero lo que antes iba despacio ahora ya era irrefrenable. Los brazos empezaron a fallar, los más triste era ver a su hija pequeña darle de comer. Fumar, para una de las pocas cosas que le gustaban y que podía seguir haciendo ya tampoco podía. Su vida se estaba consumiendo, y los demás no podíamos hacer nada. Verla apagarse. Su mirada marchita, su voz quebrada... empezó a fallarle el habla, la cabeza también. Ya no sabía ni en que día vivía. El viernes comenzó la cuenta atrás. Aunque en el fondo todos sabíamos que algún día tenía que llegar no eres consciente hasta que llega. Piensas que aún queda tiempo, que eso no pasará todavía. Pero llega la puta realidad y te golpea la cara. Se ahogaba, empezaron a fallar los pulmones. Dijeron que ya no saldrías de ahí. Y llegó el día. Hoy ha dado fin tu sufrimiento. Guíala a ella, cuídala desde donde quiera que estés, que nadie puede decir que te fuiste si uno no está donde esta el cuerpo, si no donde más se le extraña... y para ella siempre estarás ahí. No es justo, no lo es...

2 comentarios:

Paco Bailac dijo...

Profundo texto.... Te dejo un saludo desde la armonia del coaching.

paz

pacobailacoach.blogspot.com

kayako saeki dijo...

Seguro ke el sufrimiento akabó para ella...........
Ke tengas mucha Paz.....komo ella.

Besos!