jueves, 5 de febrero de 2009

LLeva Barcelona en sus pupilas

Es la lejanía, que hace que sientas las cosas tan dentro de ti que parece que no pasa el tiempo. Son las ganas constantes de querer volver para ver esas calles, esos lugares, las mismas sonrisas de siempre, las miradas de aprecio y afecto.
El tipo de sentimientos que llevas contigo desde que naciste, y que parece que no acabará nunca, y eso te encanta. Enamorada de ella desde que nací, y de vosotros, por supuesto.


2 comentarios:

Troba dijo...

Hermosa ciudad condal...

saludos!

Princess Valium dijo...

El placer es nuestro, desde luego....porque son tus ojos los que nos miran.
Besos