domingo, 27 de diciembre de 2009

Y ni si quiera sé porqué.

Me siento idiota andando a oscuras por la casa, despacito tanteando las paredes y los muebles con las manos, y antes de llegar a la cama la primera lágrima ya asoma por mis ojos. Y ni si quiera sé porqué. Ninguna película, ninguna canción, ninguna frase, ningún abrazo conseguía emocionarme en los últimos días, y de repente a oscuras y sola lloro.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Como el turrón

Han sido muchos días los que he intentado escribir algo, pero no todo fluía de la misma manera que lo hacía en mi cabeza. Es algo que pasa a menudo ¿no? Tienes una genialidad de frase en tu cabeza pero al intentar plasmarla en papel ya no es lo mismo. Pierde magia, y en unos segundos la frase original ya se te ha esfumado de la cabeza. Lo que quiero decir, es que esta vez sí que le daré al botón de 'publicar entrada', salga lo que salga. Aunque supongo que eso no significa nada, porque también podeis pensar que eso mismo lo he escrito otras veces y al final no lo he hecho. Pero bueno, que más da.
Lo primero decir, que si me he ausentado no ha sido por ningún tipo de crisis existencial, emocional (o económica jeje), si no que simplemente no me sentía con ningún tipo de fuerzas para escribir, así como tampoco me sentía con fuerzas (o ganas) de hablar con muchas de las personas que forman mi ámbito social. Pero como no podemos desaparecer físicamente durante unos días o semanas, decidí desaparecer de aquí, que eso sí puedo hacerlo. Es extraño como dejamos de lado otras cosas simplemente porque hay otras que nos superan pero de las cuales no puedes desprenderte de la noche a la mañana. Tampoco puedo decir que hayan sido semanas demasiado tristes, ni demasiado alegres, ha sido algo como siempre, ya sabeis, con sus ratos buenísimos y con sus días de bajón. Sé que no tengo porqué justificarme, pero siento como si debiera hacerlo, quizá ya no por quien lea esto, si no por encontrarme a mí misma una explicación de lo que han sido las últimas semanas.
Puede que sea el acercamiento de esta asquerosa navidad (como tantas otras) la que hace quitarme las ganas de escribir. Pero no lo justifica desde un 11 de Noviembre ¿no?
En fin, creo que eso es irrelevante.
Hay veces que no encuentras explicación a tus actos o pensamientos y buscársela aún menos sentido tiene.
Siempre he dicho que muchas veces estás buscando o esperando algo y cuando lo encuentras no te produce esa satisfacción que tú anhelabas. Esta vez la sensación fue bastante rara, porque esta vez sí que deseaba volver a saber de ti, pero después de tantos meses, después de tantos 'me voy' y después de tantos 'vuelvo', creo que ya no tiene ningún sentido ni que me preguntes que tal. Y ni siquiera me siento con autoridad de recriminarte nada, porque no hemos sido nada más que amigos con derecho a veces, sin derecho otras. Quizá porque yo (sin quererlo) estaba más involucrada que tú. Que le vamos a hacer.
Casi casi se me olvida lo bien que sienta decir lo primero que se te pasa por la cabeza sin jueces ni miradas desafiantes para desbaratar tus palabras. Gracias a cualquiera que se haya detenido a leer 'esto', que no sé muy bien como catalogarlo. Ser felices (no sólo en navidad, si no los 365 días del año, puesto que parece que sólo se desea felicidad en estos días del año).

miércoles, 11 de noviembre de 2009

1,2,3...

'No hay nadie que lo conozca todo, ni nadie que no conozca nada.'



Quizá esta frase pueda definir algo de mis últimos días, aunque sólo quería decir que aunque esté ausente o no os firme, os sigo leyendo. Ultimamente necesito estar ausente.

viernes, 23 de octubre de 2009

¿Progreso?

Salgo a la calle y ya no veo niños corriendo jugando a 'polis y cacos', sólo los veo sentados en sillas, unos enfadados gritando y protestando a sus 'compresivas' madres y otros comiendo basura en demasiada proporción. Tampoco ya los veo con su cuadrilla en bici desafiando las calles y superando sus cuestas. Ya no veo cometas en el cielo, y el color del aire ya no es transparente, como antes también era su sabor. Ya no están aquellas peonzas en el suelo, ni aquellas pintadas de tizas de colores bajo los pies de niñas de coletas y chupachups. No veo figuras bajo la lluvia con los brazos abiertos sientiendo su humedad y su frío, como tampoco advierto miradas que consigan hacerme estremecer. No veo libros en manos de adolescentes en el autobús ni la magia de las noches de verano.
Sólo veo ordenadores, hombres de corbata y maletín hablando por su móvil de última generación, play station sustituidas por juegos tradicionales, velocidades de 180 o más, antipatía y egoísmo. Niños de 10 años contestando a sus profesores como si de animales se tratara, humo, caras largas y miradas histriónicas. ¿Por qué nadie se para un momento a admirar simplemente el cielo?
Si este es el progreso tecnológico, no veo donde está el humano.

jueves, 15 de octubre de 2009

Follas o amas

Me resulta divertido que digan que buscan el amor cuando seguramente serán más los/as que les follen que los/as que les hagan el amor a lo largo de su vida.

jueves, 1 de octubre de 2009

Octubre

Octubre. Octubre llegó otra vez, con su predicción de frío, con sus colores marrones, con sus sonrisas ajenas... y sin ti.
Solía gustarme este mes, casi más que ninguno, pero ya sólo el simple hecho de pronunciarlo da un melancólico gesto a su rostro. Es como una canción de Marwan bajo la lluvia, triste, pero sientes la vida en las venas. Como la mirada más bonita que hayas visto jamás y guardes en tus recuerdos cuando sientes que la inspiración no viene a verte.
Es una de esas canciones que juraste que cada vez que la escucharas te acordarías de ese alguien, o de aquel lugar, y cada vez que la escuchas se te ponen los pelos de punta y sabes que cumpliste tu promesa...
Como el olor a musgo mojado, el césped recién cortado, el estoraque, la magia de Barcelona, el amor bajo unas mantas en el suelo del salón a la luz de las velas, las miradas que ya no se cruzan y que no se volverán a cruzar, los recuerdos empañados en alcohol y saliva ajena, el plato de macarrones que te hacía tu abuela, la imagen de quien quieres en una silla de ruedas, la euforia tras un concierto en primera fila, las matemáticas en el instituto, el calor olvidado de los que dijeron nunca irse y que hace años que no ves, el pantano con un par de amigos tumbados en la hierba, el olor de tu madre, un cigarro a las 7 de la mañana cuando el termómetro marca cero grados, como un orgasmo simultáneo... como lo que querais.




Triste y alegre a la vez, nostálgico y mágico... Uno de esos meses que parecen que están destinados a que eches de menos, y en el único en el que no me odio por hacerlo.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Arte

'Cuando estuvo muerta, la tendió en el suelo entre los huesos de ciruela, le desgarró el vestido y la fragancia se convirtió en torrente que le inundó con su aroma. Apretó la cara contra su piel y la pasó, con las ventanas de la nariz esponjadas, por su vientre, pecho, garganta, rostro, cabellos y otra vez por el vientre hasta el sexo, los muslos y las blancas pantorrillas. La olfateó desde la cabeza hasta la punta de los pies, recogiendo los últimos restos de su fragancia en la barbilla, en el ombligo y en el hueco del codo.'


El perfume, Patrick Süskind

domingo, 27 de septiembre de 2009

Me imaginé.

Me imaginé de muchas formas como sería el final pero nunca llegaba. Era ese vacío de sentir que la vida se te escapa de las manos, estar rodeada de gente con sus prisas, sus trabajos, sus estudios, sus miradas... y tú abrazada a tu soledad. Esa soledad tan inmensa que avisaba de que llegaría, de que algún llegaría lo que desde hace tiempo sabías que sucedería. Final. Y no habría más. Pero cada vez que lo tenías claro, que decidías cambiar tu vida de pies a cabeza la palabra fin volvía a esfumarse y llegaba esa sonrisa infinita que se te formaba en la cara. Cada vez dolió más. Cada vez más...
Me lo imaginé en una azotea de uno de esos lugares mágicos. Barcelona hubiera estado bien. Una azotea en Barcelona una noche de invierno, el frío en la cara y las manos, ese frío que me hace sentir tan viva a la par que el corazón estaba tan muerto, con las estrellas sobre mi cabeza y entre mis brazos todos esos recuerdos.
Pero no fue así. Me pilló sentada en un rincón de mi habitación con la cara entre las manos y ese vacío interior con el que te cuesta hasta respirar. Y no hubo más. Por lo menos hasta ahora. Y dolió, joder que si dolió.

Morir en lugar de alguien a quien se quiere me parecería una buena forma de acabar...

martes, 22 de septiembre de 2009

Debilidades

¿Entendeis eso de 'haría lo que fuera por esa persona' y a lo mejor llevas sin verla muchísimo tiempo cuando sabes que tu para ella eres bastante poco?
No entiendo porque podemos llegar a padecer tal grado de estupidez y rebajarnos a dar algo que siempre se nos quita. Puede ser un primo, alguien por el que te sientes atraído, una amiga o simplemente un conocido.
Pero es como si te sintieras en deuda con esa persona (por algo que nunca ha hecho y que nunca hará por ti) y le sacas la cara una y otra vez hasta que un día te das cuenta y dices basta. ¿Basta? Pero si luego os volvereis a encontrar te dará una sonrisita y un par de abrazos y ya volverás a creer en esa persona ficticia y maravillosa que no existe. ¿Por qué pasa esto? ¿Es que tenemos una debilidad tan latente y frágil por esas personas que aunque nos hayan fallado mil veces somos capaces de olvidar y seguir a su lado? ¿Somos así y a veces no somos capaces de perdonar a amig@s de toda la vida que han estado siempre a nuestro y con los cuales nos enfadamos por tonterias? ¿Son debilidades o es que idealizamos a esas personas por un momento dado que creemos que siempre serán así?
Y lo peor de todo es que sé que no darían nada por mi, y que no me aportan nada.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Seis

18 de agosto. No suelen gustarme esas tres palabras cuando van juntas. La verdad es que los días previos al 18 de agosto no me gusto ni yo. Realmente no sé como se define esa sensación, quizá hace seis años a hubiera plasmado mucho mejor, pero ya no es hace seis años. Antes me hacían gracia las personas que decían que cuando llegaba el aniversario de algo doloroso lo sentían por dentro, como una punzada en el corazón. Yo pensaba que eso eran tonterías, ya que el dolor se siente los 365 días del año, y no sólo el día clave. Hoy, estoy en disposición de afirmar que se siente. Puede que no sea un dolor pronunciado, pero sientes esa melancolía dentro de ti que te recuerda a algo, algo que no sabes que será pero que está ahí. Entonces empiezas a pensar, miras el calendario, y te das cuenta de que no queda casi nada para que sea 18 de agosto. Por sexta vez. Es como si tu cuerpo reaccionara ante el hecho de que se avecina tormenta, o yo que sé. Es como si volviera a vivirlo, como si estuviera allí otra vez queriendo deshacer lo hecho, gritando lo callado o llorando lo sonreido.
Siempre he dicho que no me gusta el conformismo. Hace seis años tuve que conformarme con algo pequeñito e insignificante para poder sobrevivir y actuar como si las cosas no dolieran. Hoy también me conformo con permitir que el alma me duela cada 18 de agosto.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Metamorfosis

- ¿Piensas en ello?
- ¿En qué?
- ... En todo lo que pudo haber sido y no fue.


domingo, 6 de septiembre de 2009

El odio

El odio, que sentimiento tan peculiar ¿verdad? Muchos dicen que odiar a alguien es darle demasiada importancia, otros que el odio es de los débiles, otros aseguran no odiar a nadie por ser algo detestable.
Para mí, el odio es sinónimo de fuerza. Sí, de fuerza. Porque cuando ese sentimiento me invade me siento viva, como si notara cada gota de sangre fluyendo por cada una de mis venas. El corazón latiendo en bruto, los ojos inyectados en rabia, el cuerpo frenético como si de espasmos de electricidad se tratara, la garganta deseando desentonar con sus gritos más agudos. Es alucinante. Entonces es cuando me siento capaz de todo, como si una fuerza sobrenatural me empujara a hacer lo que el día anterior no me atrevía por falta de ganas o de ánimo.
El odio hacia una persona también me ayuda a borrarla, pero no de una manera repulsiva y agresiva, si no a llegar a sentir tal indiferencia que se me olvida que existe (y que existió).

lunes, 31 de agosto de 2009

Sin mi

A veces creo que te echo de menos. Solía imaginarte agarrado a mi mano cuando paseaba por la calle hasta que me daba cuenta de que tú no estabas. De que tú nunca estabas. Pero a veces veo tu cara de nuevo en mis sueños, y me vuelvo a preguntar si realmente el problema es mío por no saber olvidar. Nunca conseguí hacerlo. Con nada. Con nadie.
Ya no dueles, pero quizá es que el tiempo que estuviste (o por lo menos el que yo lo consideré así) te dedicaste a hacerme una pequeña arruguita en mi piel, de esas que ya no se van nunca. Pienso que el hacerse viejo no se compone por la cantidad de células que mueren, o por lo cantidad de años que vivas, si no por las heridas. Cada herida es una arruga, y la tuya ahora casi ni se ve, porque tampoco fue tan doloroso. Y por eso me odio, por no saber odiarte. Pero ya no te busco por la calle, ni en la agenda telefónica, ni espero tus llamadas, ni releo tus mensajes. No me acuesto soñando contigo ni me despierto pensando en ti. Simplemente que a veces consigues volverte a colar por una pequeña rendija de mi alma y creo que te echo de menos. Simplemente.
¿No os ha pasado alguna vez que después de muchas tinieblas, cuando por fin sale el sol hay un día que sucumbís? Es como si ni siquiera nosotros mismos nos permitiéramos ser felices, y te paras a pensar en las cosas importantes en las que ya nadie piensa porque les parecen insignificantes, como el olor a lluvia un día de sol, en el sonido del mar cuando sale en las noticias que un marinero acaba de morir en él, en cuando tiras un yogurt caducado a la basura y deseas comer helado de yogurt, en la muerte en un supermercado... No sé.
Hoy me pasó algo muy extraño viendo una película, que no tenía nada que ver con mi vida, pero me hizo llorar hasta que se me secaron las lágrimas, y de repente pensé en todas esas idioteces. En las personas que ya no están, en las que quisieron irse, en las que no veo... En momentos en los que esas personas fueron importantes para mí, en los que me hicieron llorar, de alegría o tristeza que más da. ¿A dónde va todo? ¿A dónde van todas las cosas que creamos?
¿De verdad todos pueden olvidar tan rápidamente? ¿De verdad pueden sentir indeferencia tan pronto hacia alguien con el/la que han compartido experiencias? ¿Por qué? ¿A dónde va todo?

Hoy me dí cuenta de que no necesito un abrazo. Si no alguien a quien abrazar.

viernes, 7 de agosto de 2009

Tapujos

¿Se le puede considerar asesino al que mata asesinos?

lunes, 3 de agosto de 2009

Uoho

Hoy se lo quiero dedicar a un maestro, que cumple 45 años hoy, ya que sus manos al lado de un guitarra es puro arte...

viernes, 17 de julio de 2009

Prisa

Tanta prisa ha enturbiado ultimamente mis días que apenas he tenido tiempo de disfrutar que hace tres días mi edad aumentó. Me veo acercándome peligrosamente a la treintena y con crisis pre-treinteañera. De momento, me voy a la playa que me lo merezco (creo yo). Feliz fin de semana!

domingo, 12 de julio de 2009

Theresienstadt

Y sentían como si aún tuvieran que estar en deuda con ellos por haberlos llevado a aquel lugar, por perdonarles la vida y no matarlos directamente en algún bosque o camino, que a lo mejor hubiera sido un final bastante más feliz, y mira que ya es detestable.
Más se parecía a un ghetto, pero aquellos barracones que se hicieron para que en cada uno al menos residieran 50 guardias u oficiales, ahora el número se aproximaba casi al millar de personas.
La mayoría de los niños fueron separados de sus madres, el resto mientras aún respiraran servirían para trabajar. Había un solo baño por cada mil personas y las condiciones eran inhumanas. En invierno el frío era insoportable, la comida se basaba a base de sopa (si se le puede llamar así) y patatas podridas, eso sí, antes debías hacer una cola de horas para poder tener tu comida a tiempo antes de que volvieras a empezar a trabajar puesto que normalmente las jornadas solían ser de 15 horas.
Los hombres eran sometidos a brutales palizas si los guardias así lo deseaban, sin contar la cizaña que pretendían conseguir entre unos y otros presos aunque fuera por un simple zanahoria. Las mujeres eran violadas, sí, violadas por esos mismos que decían tener asco a los judíos. (Parece que sus coños no eran tan judíos, ¿o qué?)
Aún les decían que debían dar gracias por no haber ido a Auschwitz pero lo cierto era que muchos de los que pasaron por Theresienstadt acabaron allí. 'Les hemos regalado una ciudad a los judíos' decían, y yo me pregunto ¿ por qué no os regalasteis una así a vosotros mismos? ¿por qué no fuisteis vosotros? 'Una ciudad modélica', eso era lo que decían.
Disentería, cadáveres, hedor, trabajo excesivo, suciedad, palizas, violaciones... esa fue su vida por no haber nacido cristianos.
Cuánto asco siento. Cuánto.

A todos los que llevan un número tatuado en el brazo... y a los que un día lo llevaron.

jueves, 9 de julio de 2009

Inexistencias

Solías mentir cuando yo me derrumbaba en la bañera de cualquier motel de carretera. Recurrías a sonrisas y tiernas miradas cuando ardías de ganas porque me bajara los pantalones y siempre decidías desaparecer cuando te necesitaba. Cuando volvías era cuando sobrabas, pero bueno, volvías que era lo importante ¿no? No, a lo mejor no, quién sabe.
Traté de configurar la historia para que sonara más bonita desde mis labios hasta tus oídos pero no lo conseguí, como tampoco conseguí que tus delirios de cabeza fueran todas (o me habría conformado con un casi) las noches para mí.
Pero y ¿qué le hago? Muchas veces dije nunca más, y muchas más volví a caer. Muchas dije 'te borro' y muchas más te volví a llamar... pero no contestabas, cariño, no contestabas. Me gustaba pensar que fue cosa del destino, que no quiso que tú y yo siguieramos del mismo camino, me gustaba pensarlo para evitar odiarte tanto, para poder al menos darte las gracias por los buenos ratos. Pero no, toda la culpa fue tuya y ya está. Lo tenías que volver a joder, una y otra vez, cualquiera pensaría que lo que querías era destrozarme, una y otra vez, machacarme, triturarme, mutilarme. Te fuiste, te marchaste y no fuiste lo suficientemente valiente como para decir adiós a algo que aunque no existiera y los dos lo supierámos, pues bueno, era algo. Lo jodias siempre, eso era lo que duraba tu inteligencia.
Ahora sí, puedo ponerle a este post la etiqueta de 'pasado' y la verdad, dejé de hacerme daño porque para no verte ya no necesito escusas.

jueves, 2 de julio de 2009

Dirección

Que NADIE empieza a ser mejor cuando muere... a ver cuando nos enteramos.

miércoles, 24 de junio de 2009

La ventana

¿No os ha pasado alguna vez, que una cosa muy chiquitita, algo así como un mini-recuerdo se os queda grabada y no entendeis porqué?
Hace un año estuve en Madrid, y de camino al Prado pasé por una calle más bien pequeña, vieja y por decirlo de alguna manera algo triste. El calor era insoportable y yo lo único que quería era llegar a un lugar fresco cuanto antes.

Así que la calle la recorrí con demasiada prisa y sin muchos miramientos, pero a mi derecha advertí una enorme ventana al ras de la calle y un chico con rastas sentado en la cama tocando la guitarra. Mi prisa continuó hasta que llegué a mi destino, aunque días después pensando en mis recorridos por Madrid no pude quitarme de la cabeza aquella ventana, sin ni siquiera haberme dado cuenta me había fascinado. Desde entonces no me he quitado esa ventana de mi cabeza y maldigo no haberme detenido algo más, pero no comprendo que fue aquello que tanto me llamó la atención. Una ventana al fin y al cabo es eso, una ventana. Solo sé que en algún momento tengo que volver allí, espero acordarme del camino, y que la ventana siga allí.

martes, 23 de junio de 2009

Javier Mariscal

No sé en qué momento exacto comencé a investigar sobre este hombre, pero sé que desde el primer momento me cautivó.
Creo que la primera vez que lo vi fue hace unos cuantos años en la televisión, y su forma de hablar desordenada, su acento catalán (o valenciano, como gusten) y su filosofía que parece destruida y reinventada al mismo compás al que habla me fascinaron, por no hablar de sus diseños, que me encantan.

Lo dicho, para todo lo demás está la Wikipedia.


jueves, 18 de junio de 2009

Crisis, ¿pero para quién?

Que somos meros peones en esto que llaman democracia lo sabemos todos, aunque nadie se atreva a gritarlo, pero ¿hace falta pintarnos la palabra 'esclavos' en la frente?
Estamos en crisis, estamos en crisis, estamos en crisis... y bla bla bla, sí pero hay que disparar los impuestos en exceso de la gasolina y el tabaco?
Ay claro, pero que listos que son, si es lo que más consumimos esta panda de borregos, y claro que sí, lo hacemos justo después de haber ganado las elecciones, para que no haya reprimendas, por que claro está, que si apoyas a tu gobierno, lo apoyas con todas las consecuencias porque tu indignación se verá reflejada en una conversación con tus amistades y poco más. Joder, que antes subían el precio de los tranvías y se sublevaban aunque ello significara masacre. Ahora no señores, se está mejor en el sofá, que hace mucha calor.
Es lo que toca, los peones deben pagar por las averías de los amos, para que no se encucien su bonito y enorme culo.
Ay ay, ¡bendito sea el siglo XXI!

martes, 16 de junio de 2009

Masturbándome

Sabes lo que ocurre cuando te derrumbas, que todo el mundo deja de creer en ti, que el cielo parece constantemente gris y que ya no hay nadie con quieras ni tan siquiera hablar.
Encerrarse está bien, pero con moderación, lo que ocurre de las veces en las que te encierras es que llega un día en que no vas a encontrar la llave, y te quedarás ahí, en tu habitación oscura maldiciendo tus penas y acribillando a un corazón que hacía ya mucho que se tambaleaba.
Dicen que cuando pitan, es cuando reaccionas, cuando te das cuenta de que tu vida vale algo más que una simple persona o hecho y te entran las ganas de vivir, la mala hostia de apedrear paredes, la energía de gritarle al cielo. Dicen que es cuando despiertas de tu letargo, cuando tu sonrisa ilumina más que el sol.
Pensaba que ya se había agotado hasta el último suspiro de aire, que los destellos azules se me acabarían suicidando y que la piel se me caería a trozos.
El caso esque cuando menos tendría que aparecer, aparece, y cuando pita, al contrario que mucha gente, se me viene el mundo abajo aunque luego he pensado que a lo mejor no está tan mal eso de estar abajo, porque siempre está bien poder poner la zancadilla a quienes están arriba. Así que decidida me fui a deambular a donde nunca pensé encontrar nada, y lo mismo que hacía unas horas había pitado ahora ni me veía, así que deja de enredarte en nadas y silencios, deja de pensar en lo que pudo ser y comienza a vivir sin preocuparte por el mañana y mucho menos por el ayer. Porque donde no merece la pena, no la merecerá mañana.

lunes, 15 de junio de 2009

365 días

Me hubiera gustado que este lunes hubiera caído en domingo... (otra vez).

jueves, 11 de junio de 2009

Mentiras, y no piadosas

Dijeron que el paraíso estaba detrás de la muerte, que las infieles debían ser asesinadas a pedradas, y que ellas son inferiores a ellos en todos los sentidos. Otros dijeron que está prohibido cruzar en rojo, que una mujer por acostarse con muchos hombres es una puta, pero que si lo hace un hombre es considerado un verdadero 'Don Juan', sin saber el significado auténtico de estas palabras, cuando esos mismos son en los que se advierte un claro complejo de Edipo.
Dijeron que en Marte había vida, que nos creó un tal todopoderoso a base de barro; también dijeron que sólo los rubios de ojos azules son de verdadera raza, y que el petróleo nunca se agotaría.
Dijeron que necesitábamos alguien al mando que nos dirigiera porque solos no seríamos capaces de llevar el mundo a buen puerto, otros (ineptos) se dedicaron a decir que no había hambre, ni enfermedades incurables. Dijeron que el rock había muerto, y que las crestas ya no volverían a verse por las calles, que los nacidos a partir de los 80 lo hemos tenido todo en esta vida y que ellos no son racistas.
Otros dijeron que su descapotable vale más que el vagabundo de sus calles, que el fin del mundo nunca llegará, y que los rojos son escoria. También dijeron que la Anarquía se construyó a base de mentiras y que la Iglesia es la única que nos salvará de todos nuestros pecados.
Se dijeron y se siguen diciendo muchas cosas y si tuviéramos que encarcelar a cada uno de ellos... quién sabe, a lo mejor dejaríamos de vivir en la hinnopia. Aunque bueno, yo también dije que te quería, y como todas las anteriores son mentira hasta ahora, esta última no podría ser menos.

domingo, 7 de junio de 2009

Afirmaciones y negaciones

¿Crees que existe? No existe. Ni en las noches más frías ni en los días más cálidos. Antes de que llegues a tocarlo se evapora, se te escapa entre los dedos, es como beber sopa con tenedor, no te da tiempo ni de saborearlo. Así es y no valen conjeturas sobre los porqués ni lamentaciones. Ve a 1925 y di que el hombre pisará la luna, ve a 2025 y blasfema contra móviles, tecnología e internet. Como el día y la noche, como cara y cruz o como el sol y la luna. Ya sabes lo que tienes que hacer, ya lo has hecho demasiadas veces.

jueves, 28 de mayo de 2009

Ironías

Ama, ama, ama... y ensancha el alma.

Pero, ¿cómo vamos a amar, si prácticamente se nos prohibe?
Aunque pensándolo bien, quizás somos nosotros mismos los que nos lo prohibimos, pero ¿cómo no lo vamos a hacer si en cuanto das la mano te cogen brazo, hombro y cuello?
Sus personalidades huelen a putrefacto y sus miradas a parte de desprecio e indiferencia no me dicen nada. Y pobre de ti, como un día se te ocurra pedirle ayuda a alguno de estos prototipos de 'mundo moderno' porque deberás devolverlo todo, y con intereses. Es como una hipoteca a largo plazo, con la diferencia de que aquí no ganas nada, como mucho unas palmaditas en la espalda y si tienes suerte quizá hasta una sonrisa.
Que hoy en día las sonrisas están muy caras, así que cuidado con las que te regalan, no vaya a ser que al final cuando estén en la más profunda de las miserias se les ocurra pedirte cuentas por ello, porque son así, sólo se acuerdan de las cosas cuando están revolcándose en la mierda. Y tú no debes ser tan malo ni egocéntrico de cobrarles nada, ¿ y sabes por qué? Por que no. Y punto. No se admiten más conjeturas, ni divagaciones, ni palabras, ni... bueno, ni nada. Silencio.
Y ya está, que parece mentira que no hayas aprendido modales, después de tantos años... hombre por favor! Si Franco levantara la cabeza... ¿Es que te perdiste algún capítulo de barrio sésamo o que? Mira que eres rastrero, no ves que la mayoría de la gente es incapaz de hacer eso...
¿De hacer qué? ¿De pensar por sí misma? ¿De dar algo a cambio de nada? ¿De ayudar a los demás? Pero que de tonterías digo, ¿para qué alguien iba a querer pensar por sí misma? Total si ya tenemos a unos cuantos sentados en tronos para convertirnos en una panda de borregos y así no tener que pensar ni decidir. ¿Pues que 'chollo' no? Cómo se nota que estamos en el siglo XX, o no espera... creo que es el XXI, o bueno no sé, que más da, mi vida ya está resuelta, y que viva el rey, y que viva el capitalismo, y que viva españa, coño.
Y así viven. Con su patriotismo, su montón de dinero, y su mierda. Y la abuela para la residencia de ancianos, que molesta.
Y que no se te pase por la cabeza mostrarles tu debilidad, te destruirían. Que mientras ellos no sepan nada, aún queda algo de esperanza. Aunque bueno, ¿qué se puede hacer con zombies sentados en frente del sofá?
Mmmm, se me están ocurriendo diabólicos planes... Hoy creo que voy a terminar de vomitar mi sobredosis de apatía.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Salidas

El no meterte en las decisiones de la gente, ni siquiera cuando te afectan directamente puede llevarte a cambiar tu propia forma de tomar decisiones. Lo que no es normal, o no te parece normal, al cabo del tiempo termina siéndolo. Pero ¿por qué? ¿Por qué cojones debemos acostumbrarnos a lo que no es lógico simplemente porque el mundo es tan hipócrita y carente de personalidad que sólo saben seguir la misma cadena de 'mierda por mierda'?
Afrontar los problemas cada uno lo hace como puede (o como quiere), pero por favor, lo que no es coherente, ni lo es hoy, ni lo fue ayer, ni lo será mañana, por mucho que la humanidad se empeñe en demostrar que sí.

domingo, 17 de mayo de 2009

Preguntas

¿Echas de menos a alguien? ¿Tus padres siguen casados? Es más, ¿tienes padres? ¿Defectos? ¿Podrías resumir tu vida en una palabra? ¿Pareja? ¿Estabilidad emocional? ¿Estudios? ¿Hijos? ¿Abortos? ¿Fumas? ¿Bebes?... y bla bla bla.
La curiosidad de la gente puede llegar a ser realmente asquerosa. Y que me lo digan a mí, mujer de pocas palabras, cuando ni muchas de las personas que me rodean desde hace tiempo saben demasiado de mí.
¿Qué interesa nuestra vida? ¿Qué quieren hacer con ella? ¿Archivarla en los papeles de una triste oficina? ¿Ir corriendo a contarle a la vecina lo traumática y patética que resulta? ¿Compararla con la suya para ver que han salido bastante mejor parados y sentirse realizados? Incógnitas del mundo. Que se callen ya, coño, como si yo preguntara mucho...

sábado, 16 de mayo de 2009

Triángulos amorosos

Solía pensar que las cosas pasan por algún motivo, que hay alguna extraña fuerza (fuera cualquier tipo de religión o dios) que hace que las cosas pasen, como que tu madre caiga en una enfermedad terminal, que conozcas a cierta persona especial por casualidad, o que algo malo siempre trae algo bueno, como suelen decir por ahí.
No sé si os habreis visto envueltos en algún tipo de triángulo amoroso. El caso es que al final se suele llegar a la conclusión de que no tiene ningún sentido y normalmente ninguno de los tres sale ganando (a excepción del que le es indiferente, que no gana pero mucho menos pierde, así que se le podría considerar como el ganador) menos en las películas pastelosas, en las que al final la parejita feliz sigue su vida adelante. Pero bueno eso son otras historias.
Lo triste de estos casos es que tú darías algo (no todo, está claro, que no estamos hablando enamoramientos) por la persona que te ve más como la 'folla-amiga' por decirlo de alguna manera y con el número tres sucede el caso contrario. Al principio puede resultar hasta divertido, porque sabes que cuando falte uno ahí va a estar el otro, pero conforme pasa el tiempo vas necesitando más quedar con uno que con el otro. Aún así sabes que los tres sois libres de hacer lo que os plazca, y ni siquiera sabes (ni te interesa saber) los respectivos amores de los otros dos susodichos. Pero lo que digo, que uno de ellos se va metiendo en tu pequeño coranzoncito y empiezas a desear querer echar al otro de tu vida, piensas que llega la hora de elegir. Pero claro, en el momento menos preciso te llega la fatídica declaración pero no de quien tu esperabas, así que te toca hacer de mala de la película y zanjar el asunto. Y cuando piensas que a partir de ahí puede comenzar algo más que una 'amistad con derecho a' con quien tu deseas, ¿qué ocurre? Tu gozo en un pozo.
Ni siquiera sé porque cuento esto ahora, si ya han pasado meses desde aquel cacofónico triángulo, si se puede decir así. Será que verte aunque sea de pasada no me hace bien. Lo malo es que dije que no me iba a involucrar sentimentalmente y al final quien salió ganando fue el que no debería haberlo echo.
Las cosas pasan y punto, no hay más explicación, ni se puede buscar culpables ni entes misteriosos que justifiquen algo que estaba perdido. Cada uno debe saber jugar sus cartas, y retirarse en su mejor momento, no seguir hasta el final para intentar llevarse la gloriosa victoria. Que el estar en la cima dura muy poco tiempo, el problema es que siempre queremos más. está bien la ambición, pero hasta cierto punto. De donde no hay no se puede sacar, encanto.

viernes, 15 de mayo de 2009

Tu decepción

Miras como si no tuvieras enfrente a una persona. Tu egocentrismo te hace pensar que todo mi mundo gira en torno a ti, que si te llamo es porque estoy loca por ti y que si no lo hago es porque no tendré batería. Divagas con mi cuerpo como si fuera una posesión, pensando en si mi boca rozará cada centímetro de tu cuerpo.
Hoy conmigo, mañana con ella y pasado con la otra. Me divierto viendo tu cara cuando oyes que no.
Siento decepcionarte, pero no soy sólo una vagina.

jueves, 14 de mayo de 2009

Regreso al pasado IV: Hablando de perder...

No recuerdo en qué momento exacto le conocí, pero es el tipo de persona que no es fácil de olvidar. Éramos pequeños y ya nadie es quien era antes, pero es imposible no recordar aquel lugar sin recordarlo a él. Moreno, flaco y con unas orejas que ocupaban casi más que toda su cara, aunque nunca le preocupó bastante. Era de ese tipo de personas que no se miraba en los espejos, no porque no le gustara (que también podría ser) si no porque consideraba que todo lo importante residía dentro. A golpes de rock&roll. Así puedo definir aquella época. Fuimos creciendo y se convirtió en lo que todos nos podíamos imaginar. Un punki, uno de esos de los años 70.
Pero bueno, como todo se pierde, él se perdió. En sí mismo, en algunas calles oscuras y en el LSD. Y de aquellas calles que recorríamos siendo niños corriendo o en bicicleta, de aquellos árboles a los que nos subíamos y de aquellas cabañas que construimos yo también me perdí. Y no, no he vuelto allí ni volveré. Pero de esto que os hablo han pasado muchos pero que muchos años... aunque no puedo evitar recordarlo, y claro que a él también.

martes, 12 de mayo de 2009

'Sin ir a la guerra, nos derrotaron'

'Nosotros nada sabemos de finanzas ni de pelotazos económicos, ni de cómo evadir impuestos ni evacuar fortunas al extranjero. Sabemos de haber trabajado desde casi niños, en horarios infernales, por un sueldo de caricatura; sabemos de inhumanos madrugones y de trasnochar no por diversión, sino por el pluriempleo; sabemos de ir pagando una hipoteca terrible por un piso que nunca aparecerá en las revistas del corazón y por un cochecito pequeño y 'tosedor'. Somos tan sabios que también sabemos estirar ese sueldo de caricatura hasta fin de mes y conseguir que la familia pase unos días en la playa cada verano, aunque a veces sin nosotros. No somos otra cosa que un enorme ejército derrotado, que avanza mientras puede, pero cargados de una tristeza que ya en la juventud empezó a manifestarse porque no podíamos invitar al cine a la chica de nuestros sueños ni tener ropa de precio ni libros. Ahora, ya hacia el final del camino, somos los que caminan con zapatos corrientes de suelas desgastadas, los que llevamos unos pocos euros en la cartera y quienes evitamos fijarnos en los escaparates donde enseñan mundos diferentes. ¿Y si en vez de quedarnos con Leónidas y sus espartanos nos hubiéramos pasado, ya de niños, al lujoso ejército de Jerjes? Quizá, bien mirado, ni nos hubiera admitido, puesto que sin ir a la guerra nos derrotaron en todas las batallas.'

De XL Semanal.


Por una generación que parece olvidada, y que se merece algo más que el recuerdo cuando simplemente pide eso...

domingo, 10 de mayo de 2009

Eso que llaman mundo

Y que el mundo, sí, eso que llaman mundo, eso que hace que toda tu vida de vueltas hasta marearte de felicidad empieza por un trocito muy pequeñito. Algo insignificante, algo que ni siquiera puedes ver, o sentir (a gusto de cada uno) pero que está ahí para revolver tu vida y ponerla patas arriba. Así comienza, y si no lo cuidas puede que te consumas poco a poco, puede que termine haciéndose cenizas o puede que se marche por la misma ventana por la que entró, eso ya dependerá de la fuerza o voluntad con lo que lo creaste. Fuerza de la cual ni eres consciente, esa que reside dentro de cada uno, mejor o peor persona, pero cada uno con una luz brillante dentro sí que consigue iluminar hasta el sendero más oscuro. Todos tenemos un rincón oscuro propio, uno de esos al que debemos llegar para iluminar, el problema viene cuando quien debe iluminar el tuyo no lo encuentra. O igual es que no lo cuidó suficiente y se marchó antes de saber que tenía que iluminarlo. O quizás es que tú no lo permitiste. Sí, será eso.
Y que eso que llaman mundo empieza con algo muy pequeñito. Y ¿sabes? Ahora que lo hiciste grande, ahora que brillaba casi con luz propia, ahora te lo puedes quedar. Porque ya no lo quiero.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Estupidez humana V: Fama, famita, fama...

Me da pena la 'movilización' de la gente cuando se trata de ver a algún famoso que va a venir a su ciudad. Me da pena que se tiren horas frente al televisor para ver simplemente su programa, perdiendo un tiempo que podían estar empleando en mil cosas diferentes.
Hoy quiero hablar de Fama, el programa de baile que se emite en Cuatro. Esta mañana iba en el autobús y he oído a unas niñas de unos 14 años calculo aproximadamente hablando sobre lo maravilloso que es ese programa, sobre lo bueno que está fulanito, sobre lo bien que lo hacen, y bla bla bla.
La verdad es que a mi parecer, algo que apoye el baile no está nada mal, ya que parecía uno de los grandes olvidados dentro de la sociedad española, pero señores seamos razonables, si se quiere impulsar algo, no se hace un programa, y si de verdad ese es tu sueño, no te vas a un programa para que te vea toda España, te vas a una escuela y punto final. Lo peor de todo es que la gente se engaña a sí misma, ven en esos bailarines un modelo a seguir y piensan que ellos también podrán conseguirlo, o lo que me parece aún más absurdo, se dicen a sí mismos que sí que les gusta el baile.
Hacen un programa sobre gente que tienen sueños en relación al baile para gente que se la pela, pero a la que facilmente les comerás la cabeza para que se sienten todos los días frente al sofá a ver el programita de las narices.
Lo venden de una forma sobrehumana, para que todos piensen que después del concurso tendrán una larga carrera como bailarines, y porfavor, seamos realistas, claro que podrán conseguir algunos trabajos pero no hay más que ver el claro ejemplo de operación triunfo; comen de la música tres. Aunque todo hay que decirlo que por lo menos Fama se televisa en una cadena privada, con lo cual si se va al traste es problema de ellos, no como hicieron O.T. que durante muchos años estuvieron en televisón española, cosa que me parece lamentable.

¡Ay, el mundo de la televisión! Y ahora me pregunto yo, ¿porqué le llamarán la caja tonta?

domingo, 3 de mayo de 2009

Felicidad

Y que sí, joder, que sí, que todos lo sabemos, que la felicidad lo mismo que viene se va. Pero que cuando llega la sonrisa que se te forma en la cara es más extraordinaria que cualquier cosa del mundo. Mejor que la estatua de la libertad, mejor que las vistas desde un balcón de París por la noche con la Torre Eiffel iluminada, mejor que el sexo oral, mejor que... enfin que casi cualquier cosa.
He llegado a la conclusión de que la felicidad no existe, la felicidad la creamos nosotros mismos en un contexto y situación determinados cuando las cosas que precisamente en ese momento necesitas o quieres aparecen, pero que claramente no te servirían para toda la vida. Porque al igual que las necesidades y que las situaciones, el corazón cambia. Así que es absurdo quedarse sentado en el sofá a esperar a que la vida pase y que un día la felicidad venga a llamar a tu puerta.
No puedo decir ahora mismo que yo sea feliz al 100%, pero la sonrisa que se ha formado en mi cara a raíz de este puente ha sido... pues eso, extraordinaria.
Supongo que lo quiero decir con esto, es que da igual cuanto dure esa felicidad, mientras la hayamos experimentado, pues una vez la tienes, aunque dure 1 minuto hay que aprovecharla hasta que no le quede ni una sóla gota. Y que a mi juicio, aunque por cada día de felicidad vengan tres de 'no felicidad' (por decirlo de alguna manera) siempre merecerá la pena. Porque ella siempre vuelve. Siempre.

lunes, 27 de abril de 2009

Lo único que queda

'Es asombroso que no haya abandonado aún todos mis ideales. Parecen muy absurdos y poco prácticos, y sin embargo me aferro a ellos porque todavía creo, a pesar de todo, que la gente es realmente buena en el fondo de su corazón.'

Anna Frank

domingo, 26 de abril de 2009

Autista emocional

Hay sentimientos que se contraponen continuamente como si intentaras juntar dos imanes por el mismo polo y no por el contrario. Te dices a ti misma que lo necesitas, que lo quieres y cuando llega lo desprecias. No es que te guste lo complicado, ni lo dificil, ni lo imposible aunque siempre es más seductor pero lo que sí que sabes esque odias lo fácil, lo que no sabes es que da la maldita sensación de que te gusta sufrir. Y lo último que quieres es eso, que alguien se de cuenta de que sufres, porque claro, tú no necesitas la pena ni la compasión de nadie, eres demasiado dura para ese tipo de sentimientos y no necesitas la ayuda de nadie. Lo que pasa que te gusta lo que no tienes, te sientes vacía día a día y piensas que si llegaras a conseguirlo las cosas cambiarían radicalmente. Y de repente sucede, tienes en la palma de tu mano la felicidad que antes no llegabas a tocar ni de lejos, ¿y qué haces? Lo arrugas, lo aplastas, lo tiras al suelo y luego lo escupes. Ya vendrán después las lamentaciones y arrepentimientos. Si esque llegan.
No soy capaz de sentir. Nada, absolutamente nada.

sábado, 25 de abril de 2009

jueves, 23 de abril de 2009

El experimento

El experimento de la cárcel de Stanford es un conocido estudio psicológico de la respuesta humana a la cautividad, en particular a las circunstancias reales de la vida en prisión, y los efectos de los roles sociales impuestos en la conducta. Fue llevado a cabo en 1971 por un equipo de investigadores liderado por Philip Zimbardo de la Universidad de Stanford. Se reclutaron voluntarios que desempeñarían los roles de guardias y prisioneros en una prisión ficticia. Sin embargo, el experimento se les fue pronto de las manos y se canceló en la primera semana.
Los participantes fueron reclutados por medio de anuncios en los diarios y la oferta de una paga de 15 dólares diarios (en 2006 corresponderían a 57 euros diarios) por participar en la “simulación de una prisión”. El grupo de 24 jóvenes fue dividido aleatoriamente en dos mitades: los “prisioneros” y los “guardias”. La prisión fue instalada en el sótano del departamento de psicología de Stanford, que había sido acondicionado como cárcel ficticia. Un investigado asistente sería el “alcaide” y Zimbardo el “superintendente”.
Zimbardo estableció varias condiciones específicas que esperaba que provocaran la desorientación, la despersonalización y la desindividuación.
Los guardias recibieron porras y uniformes caqui de inspiración militar, que habían escogido ellos mismos en un almacén militar. También se les proporcionaron gafas de espejo para impedir el contacto visual. diferencia de los prisioneros, los guardias trabajarían en turnos y volverían a casa durante las horas libres, aunque durante el experimento muchos se prestaron voluntarios para hacer horas extra sin paga adicional.
Los prisioneros debían vestir sólo batas de muselina (sin ropa interior) y sandalias con tacones de goma, que Zimbardo escogió para forzarles a adoptar “posturas corporales no familiares” y contribuir a su incomodidad para provocar la desorientación. Se les designaría por números en lugar de por sus nombres. Estos números estaban cosidos a sus uniformes. Además debían llevar medias de nylon en la cabeza para simular que tenían las cabezas rapadas, a semejanza de los reclutas en entrenamiento. Además, llevarían una pequeña cadena alrededor de sus tobillos como “recordatorio constante” de su encarcelamiento y opresión.
El experimento se descontroló rápidamente. Los prisioneros sufrieron—y aceptaron— un tratamiento sádico y humillante a manos de los guardias, y al final muchos mostraban graves trastornos emocionales.
Tras un primer día relativamente anodino, el segundo día se desató un motín. Los guardias se prestaron como voluntarios para hacer horas extras y disolver la revuelta, atacando a los prisioneros con extintores sin la supervisión directa del equipo investigador. A partir de este momento, los guardias trataron de dividir a los prisioneros y enfrentarlos situándolos en bloques de celdas "buenos" y "malos", para hacerles creer que había "informantes" entre ellos.
Se abandonaron rápidamente la higiene y la hospitalidad. El derecho de ir al lavabo pasó a ser un priviliegio que podía (como frecuentemente ocurría) ser denegado. Se obligó a algunos prisioneros a limpiar retretes con sus manos desnudas. Se retiraron los colchones de las celdas de los "malos" y también se forzó a los prisioneros a dormir desnudos en el suelo de hormigón. La comida también era negada frecuentemente como medida de castigo. También se les obligó a ir desnudos y a llevar a cabo actos homosexuales como humillación.
Los prisioneros empezaron a mostrar desórdenes emocionales agudos. Un prisionero desarrolló un sarpullido psicosomático en todo su cuerpo al enterarse de que su "libertad condicional" había sido rechazada (Zimbardo la rechazó porque pensaba que trataba de un ardid para que le sacaran de la prisión). Los llantos y el pensamiento desorganizado se volvieron comunes entre los prisioneros. Dos de ellos sufrieron traumas tan severos que se les retiró del experimento y fueron reemplazados.



Os recomiendo la película titulada como el nombre de esta entrada, que es algo más sádica que lo que fue en verdad, pero aún así es impactante. Me impresionó mucho el hecho de cómo podemos llegar a cambiar cuando nos vemos en unas situaciones o en otras. Nunca es bueno el poder.

martes, 21 de abril de 2009

Quizá el proximo 21 de abril

En torno a nosotros el mundo envejecía,
acariciando portales, promesas de un día.
Nos educaron como perdedores y nos agotamos
queriendo ser los mejores...

Era importante, o por lo menos lo era en un tiempo y momento determinado, aunque ahora practicamente nadie se acuerde. A lo mejor de vez en cuando alguien la oye, y nos ve, en su memoria, queriendo ser los mejores...

Algo de mí se fue quedando
año tras año, paso tras paso
sin darme cuenta mi corazon se ha ido
rodando a la cuneta...

Era demasiado real para poderse ir, pero igual que todo llega, todo se va. Y así me quedé, con mi cara de idiota y la mitad de un corazón más cerca del odio que de cualquier otro sentimiento, y la otra mitad allí, sí allí...

[...]

Ojalá que vivas tiempos interesantes
que borren los años perdidos junto a mí
quiero que la fuerza te acompañe,
QUIERO QUE SONRIAS COMO AQUEL 21 DE ABRIL.

Y eso, que más puedo decir, podría ponerme a escribir sobre el sentido de la vida y lo efímero que es, o sobre lo cabrón que es. Sí, con eso acertaría mucho más. Aunque en vez de hablar del sentido de la vida podría hablar del sentido de nuestras vidas, o del sentido de vuestras vidas. Podría hacer referencias a Sartre, a Hesse, a Gorki... o podría callarme y tirar por la ventana la llave que abre la caja del pasado. Que ahora es pequeña, muy pequeñita, pero suficiente para poder revivir momentos que hacen que este machacado corazón se ablande y se endurezca al mismo tiempo de odio y de amor. Podría decir muchas cosas más, pero por hoy me conformaré con la última frase de la canción...

viernes, 17 de abril de 2009

Ladran, luego cabalgamos por Primero de Mayo

Busco entre tinieblas el valle perdido,
la tierra sin amo, a la vida un sentido,
pero sólo encuentro el amargo destierro,
la luz cegadora que apaga mis sentimientos...

martes, 14 de abril de 2009

Reencuentros

LLueve, pero las velas no se apagan. Camina, deprisa, y ni siquiera sabe a donde va. Va vestido de negro con una gabardina larga y un sombrero, los pantalones se le ven ligeramente, como sus zapatos. Camina erguido, no le molesta ni el frío ni el agua. A ratos se relame los labios por eso de la 'deshidratación'. Su visión es confusa, demasiadas copas en una sola noche aunque sus andares se inclinan más por los de una persona sobria.
Me gustaría poder leer su pensamiento, saber lo que está sintiendo en estos momentos o hacia donde quiere ir.
Una hora más caminando y se detiene. Sigue lloviendo, siguen las velas y estamos rodeados de tumbas. Encuentra una y reposa la cabeza sobre ella.
Qué extraño... hubiera jurado que su nombre es el mismo que el que aparece en la lápida...
Se oyen voces... entre susurros me parece adivinar una única palabra, República...

domingo, 12 de abril de 2009

Una de dos.

Te lo puedo deletrear o te lo puedo cantar. Te lo puedo tatuar en la piel, o me lo puedo tatuar yo. Puedo garabatearlo con saliva en el suelo de tu portal o puedo hacer vaho en el cristal de tu puerta y escribirlo con mi dedo índice. Puedo hacerme heridas y con mi sangre dibujarlo en tu cuerpo, o puedo morderte el cuello hasta que digas basta y con la sangre sobrante llenar las paredes de tu habitación con la misma frase. Puedo hacer que se ordenen las estrellas cada noche para que te asomes a la ventana y lo leas. Puedo cocinarte sopas de letras y que en la última cucharada se junten las letras necesarias para que te des cuenta. Puedo llamarte las veces que haga falta para decírtelo, o puedo escribirte cien mil mensajes. Puedo dejarte un collage anónimo en la puerta de tu trabajo o puedo tarareártelo debajo de tu ventana. Puedo escribirlo en tu coche con un rotulador permanente, o podrías pararte a mirarme o escucharme por una maldita vez y descifrarlo. O te quedas o te vas.

sábado, 11 de abril de 2009

Necrofilia

Se le considera una perversión sexual y está prohibida en casi todos los países.
En España la prisión oscila entre los 3 y 5 meses pero en EEUU puede llegar hasta los 8 años y se concibe como algo inaceptable porque se supone que la persona no habría cedido al acto sexual si estuviera viva. Bien es cierto, que puede suscitar el interés de personas a matar, para luego poder llegar al acto sexual, pero también muchos han sido los profanamientos de tumbas y cuantos más los forenses (o médicos de alguna otra jerarquía) que no lo han necesitado al tener los cuerpos como quien dice, ahí mismo. Para Erich Fromm (psicólogo social) la necrofilia es lo opuesto a la biofilia, y es junto con la fijación simbiótica y el narcisismo, uno de los tres mayores males de la humanidad. Dice que les gusta la violencia y la destrucción, y que se sienten atraidos por el suicidio y el sadismo.

¿Qué pensais vosotros sobre esto? ¿Creeis que la necrofilia debe ser considerada como un delito, o pensais que la pena en España es demasiado baja?

Bien es verdad que la necesidad de tener relaciones sexuales con un cadáver me resulta frustrante e inmoral, pero pensémoslo friamente, la persona está muerta y no hay más. El cuerpo no va a sufrir daño alguno, aunque supongo que este pensamiento sólo lo podremos tener los que pensemos que no hay vida más allá de la muerte. Aunque por otra parte, no creo que todos los necrófilos estén cortados por el mismo patrón, no todos tienen porqué ser violentos y destructivos simplemente porque deseen mantener relaciones sexuales con un cadáver, que es inusual y eticamente vomitivo, sí, pero siempre y cuando no sea con un cadáver ajeno a dicha persona, ¿qué mal hace?

No quiero malinterpretaciones, no defiendo la necrofilia, pero puedo llegar a comprenderla algo antes de oponerme completamente.

viernes, 10 de abril de 2009

Para el recuerdo

Que todos hemos oído hablar de ello, creo que está más que claro, lo que le parezca a cada uno ya forma parte de su ideología. Pero no deja de ser un símbolo de que el poder era de ellos, y de que nosotros para ellos no somos personas y que a parte de la muerte, no merecemos nada más. Y cuanto más macabra sea mucho mejor.
11 de Enero del 33, el Gobierno tras enterarse de que un grupo de anarquistas habían intentado tomar el cuartel y herido de muerte al sargento envió fuerzas de la guardia civil al mando de Manuel Rojas (su apellido resulta contradictorio y hasta gracioso), que entraron en el pueblo gaditano a tiros e incendiando la casa donde estaban refugiados algunos de los anarquistas, los cuales murieron. Por si no hubieran tenido bastante comenzaron a fusilar a vecinos, sospechosos y familiares.
Y por si no fuera poco, un año después, 26 campesinos de aquel pueblo fueron juzgados, 16 de ellos sentenciados. De los asesinos, nada. Humillante.

jueves, 9 de abril de 2009

Siddhartha, budismo y otras reflexiones

Dicen que las tres cualidades básicas son la paciencia, la meditación y el saber escuchar. Resulta gracioso decirlo en un mundo como el de hoy en día cuando la paciencia está arrestada por orden de la prisa y del estrés, cuando la meditación no se sabe ni qué es y cuando el saber escuchar lo olvidamos en parbulitos ya que a parte de escucharnos a nosotros mismos, no sabemos más. El principal propósito es la erradicación del sufrimiento, pero que alguien diga hoy en día eso sería internado rápidamente en un centro psiquiátrico. No hay dioses, ni mesías, ni profetas. Niegan la existencia del alma. Creen en la vida eterna y en las reencarnaciones, por ello no existe el futuro, sólo la vida presente y ese presente es eterno. Nunca morirás. Era noble, o se supone que lo era, y tras los famosos 'Cuatro Encuentros' (con un anciano, un enfermo, un cadáver y un asceta) renunció a todos sus bienes.
No creo en el budismo, ni mucho menos es más, hay muchas cosas en las que estoy en desacuerdo, pero es que él me inspira.


martes, 7 de abril de 2009

¿Somos?

¿Se creen con derecho a juzgarnos? ¿Se creen superiores? ¿Se creen que porque volvamos la cabeza es que les tenemos miedo?
Absurdo, patético, vomitivo. Así resultáis. Habeis crecido dentro de la monotonía de una sociedad fascista pensando que erais diferentes, que habiais nacido para destacar. Pensais que vuestra prepotencia con nosotros está justificada porque nosotros somos escoria, somos la mierda de la sociedad. Somos la mierda de su sociedad. Porque está claro que la sociedad es de ellos, y que nadie se atreva a cuestionarlo. Los demás no somos más que simple estiércol con el que deben encontrarse por las calles y no entienden como sus quirídismos gobernantes nos siguen permitiendo comprar el pan en la misma tienda que la de ellos.
Porque el mundo es suyo, ellos manejan, ellos controlan. Y se sienten con derecho de despreciarnos, de humillarnos, de reirse de nosotros, de meternos palizas...
¿Qué quienes somos? Somos negros, somos putas, somos rojos, somos feministas, somos anarquistas, somos comunistas, somos vagabundos, somos enfermos, no tenemos identidad ni la queremos. Pero, ¿sabeis que? Que tenemos sueños, sueños que perseguimos, que no entendemos de fronteras ni de razas, que la única raza es la humana y la única frontera las estrellas, que conocemos el respeto y las miserias, y que nos dan igual, pero completamente igual vuestras falacias...

martes, 31 de marzo de 2009

Descansa

6 años hace desde que comenzó el infierno. Al principio que íbamos a suponer, en el fondo lo sabíamos todos, ella también lo sabía, aunque no fuéramos conscientes de la realidad. Primero falla una pierna, pero unas muletas y solucionado. Iba despacio, al cabo del tiempo, de unos años ya fue necesario la silla de ruedas. Pero aún se valía por sí misma. Su cara, sus ojos azules, siempre más preocupada por el bienestar de los demás que por el propio. Y mira que ya es decir cuando tu propio bienestar se tambalea día a día.
Pero lo que antes iba despacio ahora ya era irrefrenable. Los brazos empezaron a fallar, los más triste era ver a su hija pequeña darle de comer. Fumar, para una de las pocas cosas que le gustaban y que podía seguir haciendo ya tampoco podía. Su vida se estaba consumiendo, y los demás no podíamos hacer nada. Verla apagarse. Su mirada marchita, su voz quebrada... empezó a fallarle el habla, la cabeza también. Ya no sabía ni en que día vivía. El viernes comenzó la cuenta atrás. Aunque en el fondo todos sabíamos que algún día tenía que llegar no eres consciente hasta que llega. Piensas que aún queda tiempo, que eso no pasará todavía. Pero llega la puta realidad y te golpea la cara. Se ahogaba, empezaron a fallar los pulmones. Dijeron que ya no saldrías de ahí. Y llegó el día. Hoy ha dado fin tu sufrimiento. Guíala a ella, cuídala desde donde quiera que estés, que nadie puede decir que te fuiste si uno no está donde esta el cuerpo, si no donde más se le extraña... y para ella siempre estarás ahí. No es justo, no lo es...

viernes, 27 de marzo de 2009

Escupiendole a la luna

De tanto hablar se les secará la boca, piensas. Aunque tú no los escuches ni de lejos, no hablan de nada interesante; nunca lo han hecho y nunca lo harán. Y tú escupes. Y mañana seguirás hablando, que es lo que hace todo el mundo. Da igual de que, lo que cuenta es hacerlo. El problema de hablar tanto es que a veces decimos cosas que no queremos decir, o que no sentimos, o que sentimos pero que no deberíamos decir para eso de no ofender a terceras personas. O a segundas. O a ti mismo. A veces es mejor callarse, y lo bueno de callarse es que lo puedes hacer cuando tu quieras, lo malo es cuando no te salen las palabras, cuando ya no hay nada que decir. Porque si no hay nada que decir es que entonces ya no hay nada, nada de nada. Y es cuando nos toca darnos media vuelta y volver al cruce de caminos para escoger el rumbo opuesto y esperar a que ese no sea tan equivocado como el anterior. Al fin y al cabo parece que no estaba tan mal hablar. A lo mejor es que se agotaron las palabras. Y vuelves a escupir, pero el problema de los escupitajos es que a veces te caen encima. Y esta vez sucedió eso.

jueves, 19 de marzo de 2009

Nauseas... y divagaciones

Quizá Sartre tenía razón y la única diferencia objetiva entre nuestra vida y la de una mosca es que sabemos que vamos a morir. Igual de absurdas, igual de patéticas. También decía que estamos condenados a ser libres, a elegir. Pero que elegir una puerta significa cerrar otras. Y vaya descubrimiento de mierda direis. Pienso que tampoco son tantas puertas, las que están abiertas y las que se cierran, la gran mayoría son ventanas. Ventanas que abrimos, ventanas que rompemos tirando piedras a su cristal con los ojos empañados en lágrimas de rabia, ventanas que cerramos, ventanas que enterramos, ventanas que olvidamos, ventanas que recordamos... Son muy pocas las ventanas que conducen a puertas, ya que las grandes decisiones, los grandes momentos se esconden tras las puertas.
Escribió un libro, titulado La Náusea en el que expresaba su asco por la vida, por la monotonía y por las personas. Por la rutina en sí. Y digo yo que tanto asco que sentimos tantos y tantos, y ¿porqué no nos suicidamos? ¿Por miedo tal vez? ¿Por personas? ¿Por no hacerles daño? ¿Porque no tenemos valor? Quizá al fin y al cabo si que valoremos algo nuestra vida, o aunque no la valoremos en el fondo muy fondo de nuestra alma aún pensamos que podemos encontrarle el sentido. Ya que al fin y al cabo, el suicidio es una de esas puertas que nosotros mismos elegimos, sin coacciones, sin tapujos. Hora, lugar y fecha. Nuestro momento, nuestra puerta, nuestra vida y nuestro fin. Nuestro momento de darle sentido al fin, ya que si no es de esa manera nadie te preguntará cuando te quieres ir, y llegará el día en el que te irás, com todos. Demasiadas preguntas para una sola cabeza en una noche... mientras tanto vivamos pensando que mañana encontraremos esa puerta.


domingo, 15 de marzo de 2009

Nadie vende el sueño de su vida... ¿o si?

Ayer me dijeron en la calle más triste del planeta que nadie vende el sueño de su vida. Pero aunque afirmaban me lo dijeron con lágrimas en los ojos y con la voz quebrada. Ropas sucias y descosidas que describían más bien al corazón que la vestimenta.
Pero un analfabeto de esos que es mejor conocer con la boca cerrada me dijo que no les creyera, que no son quienes para dar consejos, pues las únicas personas que tienen sueños (que vender o que no) son aquellas que tienen ilusiones, y que esos 'pintas' no tienen ni luz en su interior.
Y digo yo, ¿no será que vendieron sus sueños porque alguien en su día les arrebató la ilusión?
Hay muchas formas de arrebetar la ilusión, y conforme pasa la vida cada vez te la quitan de forma más cruel. ¿No será que es él el que no debe dar consejos? ¿No será él uno de esos que va robando la ilusión?
Su mirada no me decía nada, en cambio la de ellos sí.

Una vez me dijeron que mi mirada no decía nada,que era puro hielo y fue más doloroso que la partida. Me quedé con un corazón de capa caída sucia y descosida.
También me dijeron tiempo después que podía perderse en mis ojos. Volvieron los sueños, pero no la ilusión.
Y paseando por la calle del olvido, mi corazón se cansó de tener que olvidar.

miércoles, 11 de marzo de 2009

A volar

Sácame de aquí.

domingo, 8 de marzo de 2009

Dia internacional, no uno si no todos.

Demasiados años, demasiados siglos sometidas a aguantar que se nos trate de inferiores, que nos digan lo que tenemos que hacer, como hacerlo y que decidan sobre nuestros futuros. No podían ir a la escuela, no sabían leer, no sabían escribir, aprovechaban de su ignorancia para manipularlas y hacerlas obedecer. Su única tarea era la casa y los niños, pero eso sí, si tenían que ayudar al hombre en el campo se le ayudaba, que al fin y al cabo ellas no eran más que las mulas que tiraban del carro. Desde el momento en que nacías ya se te asignaba tu futuro, y no cabía el planteamiento de nada más. 'Eres mujer así que a limpiar'. Asco. Gracias a dios que en su día llegó el feminismo y las cosas comenzaron a cambiar, poco a poco, sí, pero por lo menos a cambiar.
Que aún a día de hoy, haya hombres (y mucho más lamentable que haya mujeres) que crean que sólo servimos para 'el hogar' es además de incierto, patético. Que no se trata de sexos, se trata de personas joder. Que nos sigan tratando como a escoria, porque tienen un rabo entre las piernas que les da derecho de violarnos, de humillarnos y de infravalorarnos es inhumano. Que cada día un marido borracho, celoso o demente le dé una hostia a su mujer, a esa que dijo que 'iba a querer' porque la cena no estaba en su sitio y en su hora, porque no le ha planchado bien la ropa, o porque simplemente le de la gana es ultrajante. Y que sí, que está muy bien todo eso de la justicia y de las cárceles, pero que nuestras vidas no nos las devuelven, los años de sufrimiento tampoco y la libertad apagada y absorbida mucho menos. ¿Y nos tenemos que resignar? ¿Por qué? ¿Porque somos mujeres? Venga ya.
¿A quién se le ocurrió la genial idea de que existe la superioridad de sexos?
Lamentable.
Y aún así, aún hay sitios en los que se cobra menos por ser mujer, que sí, que el porcentaje es muy pequeño, y que no es discriminación directa que ya se encargan ellos de contarte la película para 'que no se te ocurra pensar' que es porque eres mujer. Y por si ya fuera poco, es preferible no quedarse embarazada, porque claro, hay que darle a la pobrecita baja por maternidad, eso sin contar si no tiene un mal embarazo y tiene que coger la baja antes. Es increíble hasta donde llega la estupidez humana. Increíble.
Luego el tema del aborto, ilegal en ciertos países, mal visto en casi todos. No lo comparto pero cada una está en su derecho de poder hacer lo que se le antoje. Y no creo que nadie deba decidir por ella. Pero es un tema en el que no me voy a meter hoy.
O el que el apellido de ella tenga que ir en segundo lugar, como en todo en esta vida, que nos han catalogado a la sombra del hombre.
Sé que las desigualdades aquí citadas (y que aún quedan muchas más) no son apenas comparables con las desigualdades en otros países, sólo puedo decir que aún queda mucho por hacer y que seguiremos luchando. Que las cosas cambien, y que no sólo nos manifestemos cada 8 de Marzo, sino que cada día de nuestra vida sea una manifestación en contra de la violación de los derechos, del matrato y de la superioridad y un paso más cerca hacia la igualdad.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Liberando

Lo piensas en frío y es algo de lo que cualquier persona se cansaría. No digo que haya sido una pérdida de tiempo, porque al final lo que queda es lo bueno y bueno ha habido mucho. Pero no puedo seguir aguantando el 'ni contigo ni sin tí'. A veces las cosas no pueden ser grises, a veces hay que elegir, así que o contigo, o sin ti. Porque es frustrante el que de repente me necesites a todas horas, que digas eso de 'hoy sólo quiero hablar contigo...', que me llames, que sólo seamos tu y yo, a que de repente desaparezcas, que no exista para tí, que no contestes mis llamadas... etc, para luego volver a la fase anterior. Dicen que nada termina hasta que tú sientes que termina, pero es que yo contigo eso ya lo he sentido varias veces, para luego darme cuenta que no. Porque luego vienes con tu sonrisa y tus tonterías y yo me caigo por ti y por tus palabras. Así que cariño, todo tiene un límite y yo hace tiempo que sobrepasé el mío, porque ni en el amor, ni en la amistad eres capaz de darme algo que llegue a la media. ¿Que me necesitas? Aquí estaré, pero tus juegos acaban donde comienzan mis pies. Me he acostumbrado a tus malditas escenas de 'ahora me largo' y en realidad no estoy tan perdida y no permito volver a caerme por tus palabras ni volver a necesitar de tus miradas.

domingo, 1 de marzo de 2009

Vomitando realidades... o fantasías.

Hacía mucho que no soñaba con aquello, es más, hacía relativamente mucho que no pensaba en ello, comparándolo con los acostumbrados abrumadores pensamientos que suelen acompañarme día a día desde hace años. Antes dolía, ahora ya no. Rutina digo yo. Pero hoy he vuelto a soñar con ello, allí, otra vez... y me pregunto si no será más que un estúpido e insignificante sueño o la ansiedad de algo que no volverá.
Decía Freud que en los sueños se revela el inconsciente como realización de deseos insatisfechos y que nos revelan de forma disfrazada la vida anterior. Quizá todavía tengo sed de aquello, quizá siempre quedará ahí pero ya no importa.
Aprendí a rehacer mi vida y a la mierda Freud, a la mierda los sueños y a la mierda todo. Me quedo con lo bueno y me quedo con mi vida.



'Tras el vivir y el soñar, está lo más importante: despertar'. (A. Machado)

viernes, 27 de febrero de 2009

Absurdeces de un viernes

¿Lo habeis visto?
No, claro que no. Porque vuestros ojos están cegados por el consumismo y la avaricia. Porque no sabeis ver como se esconden las notas tristes de un poeta sin futuro dándole el último trago a su botella de tequila, como tampoco sabeis ver que se esconde tras una mirada, tras un 'ya no me importas', tras una palabra... Estais absortos en vuestros pensamientos, en vuestro mundo y en vuestro ombligo. No tienen ojos, por lo menos los ojos del alma no, eso no son más que tonterías para ellos/as.
¿Lo habeis sentido?
Pero que vais a sentir, si os embelesa el egoísmo y la superficialidad. No entendeis de otros caminos ni que el vuestro fracasó, no conoceis la palabra libertad y os reís pensando que sí. 'Vivo en un país libre y democrático y hago lo que quiero', claro que sí, que bonito es todo desde esa perspectiva. Pero para vosotros/as hacer lo que quereis es humillar, es reventar, es desperdiciar. Libertad... nunca sentireis la libertad. Estais encerrados/as y lo vais a estar hasta vuestro último día. Fumais para volar. ¿Y tú?

lunes, 23 de febrero de 2009

La voz dormida


Hace poco una amiga me habló sobre este libro y me lo he 'devorado' en pocos días. Habla de la vida de unas mujeres encarceladas durante la guerra civil y de la vida de sus respectivos parientes y amigos en la calle. Fascinante. Os lo recomiendo.


domingo, 22 de febrero de 2009

Regreso al pasado III: Melodías

¿Nos ha pasado alguna vez, que una simple canción es suficiente para inspiraros? Una canción que no es nada importante, no hace referencia a un momento preciso de tu vida, no te la regaló nadie, simplemente ahí está. Apareció un día y te da las fuerzas que necesitas. Y da igual cuantas veces la escuches o cuanto tiempo pase hasta que la vuelvas a escuchar, siempre es la misma sensación.
Yo tenía una de esas canciones, era en catalán y ya ni recuerdo quien la cantaba ni el título, la perdí. Hará años desde la última vez que la escuché, pero hoy, hoy me ha parecido oir sus melodías en mi cabeza de nuevo... y me ha recordado algo, aunque aún no consigo saber qué.

viernes, 20 de febrero de 2009

Soñando con escapar

Cuatro horas de viaje que se hacen relativamente eternas. Pero sonando 'Marea' que más da. LLegas. LLamas al timbre, te abren, subes las escaleras hasta el primero, las maletas las dejas abajo, ahora mismo ellas no tienen mucha importancia. Abren la puerta y allí están. Ellos, un poco más viejos, pero te los comes a besos casi casi igual que cuando eras niña. Sonrisas, abrazos, comida, sonrisas, vino, paella, chistes, cerveza, siesta...
La playa, la brisa, el horizonte, el pelo en la cara, el sol cegándome... lo necesitaba. Me tumbo y pensando en todo y en nada me termino por dormir. Abro los ojos y otra vez en casa. Hay que ir a trabajar, y yo de lo único que tengo ganas es de escapar.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Las tres puertas y una peligrosa llamada Justicia

Culpables o inocentes no importaba. A sus ojos eran delicuentes y tenían que cumplir condena. Pero el rey quería cuestionar su inteligencia, y sobrevalorar la suya. Así que escogió a tres de cientos de prisioneros con cargos muy diferentes y los puso a prueba.
Una habitación, tres puertas, tres prisioneros. En una de ella hallarían la felicidad, la felicidad eterna, en la segunda no habría nada, se quedaría como estaba el que corriera a ella. Y la última le llevaría al pobre desafortunado que la escogiera a una muerte lenta y terriblemente dolorosa.
Dos ellos se conocían; habían compartido durante unos meses celda en la prisión, pero ahora las amistades importaban bastante poco. Todos querían conseguir la felicidad eterna. La ansiaban, la codiciaban.
Irían eligiendo habitación según la gravedad de sus cargos. Así, el que hubiera cometido el crimen menos importante a los ojos del rey, elegiría primero y al último prisionero no le quedaría más remedio que quedarse con la puerta que le habían dejado sus dos compañeros.
En cada una de las puertas había un letrero y como mucho uno de ellos decía la verdad.


El primer letrero decía que en esa puerta estaba la muerte lenta y dolorosa.
El segundo que en él estaba la felicidad eterna.
Y el tercero decía que en el segundo estaba la muerte.

El primer en escoger, un ladrón de poca monta y con muchas menos luces estuvo media hora decidiendose. La primera puerta tenía claro que no la iba a escoger. Se decantaba más por la segunda, pero la idea de que la tercera puerta dijera la verdad y se encontrara la muerte le aterraba. Tenía tres hijos y una esposa que apenas tenían para alimentarse, y su hermana tenía gripe española. Tal vez si consiguiera la felicidad eterna las cosas también cambiarían para su familia. Escogió la puerta 1 y se adentró en ella.

El segundo prisionero era un psicópata. El tipo de personas que es mejor tener alejadas. Había matado a toda su familia y aún le había quedado tiempo de dejar embarazada a su sobrina a la fuerza y de sembrar el pánico por toda una ciudad. Sin contar a sus familiares, había cometido cerca de 20 asesinatos. Sólo le quedaban dos puertas y pensó que lo que decían los letreros se lo ponían demasiado fácil así que decidió escoger la tercera puerta.

El tercer prisionero no eran más que un esquizofrénico sin tratamiento, llamado demente y peligroso por todo el mundo. Un incomprendido social, nadie se había preocupado de ocuparse de él, la única persona que lo hizo había sido su hermana, ya que sus padres estaban muertos, pero fue asesinada por la policía de la corte (estos claramente nunca han entrado ni entrarán a la cárcel). Se metió en la puerta que le quedaba, la dos.

Digamos que el destino no fue consecuente con ellos. Por lo menos no les dió lo que se merecían a cada uno. Era un sencillo juego de lógica; las puertas dos y tres se contradicen, con lo cual una de ellas debe ser la que dice la verdad, y las otras mentir. La dos no puede ser, porque entonces la uno también diría la verdad y recordemos que sólo un letrero puede decir la verdad. La puerta tres decía la verdad. Así que en la puerta dos estaba la muerte y en la tres la felicidad eterna. Un esquizofrénico, que llevaba sufriendo toda su vida, que había vivido la muerte de sus padres, el asesinato de la única persona en el mundo que le había tendido su mano, que le había querido. Que encima había sido juzgado injustamente como un peligroso loco, puesto al lado de los asesinos, le esperaba la más dolorosa y lenta de las muertes. Todavía pueden escucharse sus gritos ahogados en el reino...
La felicidad eterna se la habían regalado a un bastardo, un asesino en serie, que la única forma de felicidad para saciarle era la muerte, la sangre... Y ahora nunca podría ser juzgado ni por sus anteriores crímenes ni por los futuros.
Y al pobre buen hombre, ese que robaba simplemente para dar de comer a sus hijos... a ese le espera la misma vida que había llevado los últimos tres años. Cárcel.

¿Justicia? ¿Justicia para quién?

sábado, 7 de febrero de 2009

Memorias olvidadas

Él no se contentaba con una casa, un trabajo y una familia. Desde pequeño decía que no quería ser como los demás, que él había nacido para volar y no para quedarse en un pequeño pueblo de Barcelona de por vida con tantos hermanos como el que dicen ser el número de la mala suerte. A donde fuera daba igual, siempre volvía, con una sonrisa en la cara y con el pelo alborotado. A veces con uno de los ojos morados, el cuerpo lleno de magulladuras o con unos brazos un tanto intoxicados. Había que desistir de preguntarle donde había estado, siempre contestaba lo mismo: ‘En el cosmos’. Pero era él, un alma libre, un eterno viajante de esos que cuentan historias que te ponen los pelos de punta mientras miras sus brillantes ojos impasibles y cariñosos.
No lo conocí, o por lo menos era demasiado pequeña para acordarme, todo lo que sé es lo que me han contado pero es como si lo conociera desde siempre. Dicen que un día se fue y ya no volvió más. Que había tomado la última determinación de libertad absoluta, y que ahora… ahora si que es libre.

viernes, 6 de febrero de 2009

Descifrando identidades

Y yo que me consideraba una persona libre e independiente, y al fin y al cabo estoy llena de prejuicios, como todos supongo, pero es algo que he detestado siempre, aunque supongo que antes me creía mis propias mentiras. Supongo que nada podrá salir verdaderamente bien (que no significa que las cosas no salgan bien, pero podrían salir mejor, siempre podrían salir mejor, aunque también peor) hasta que no me libre de ellos. Y no es que sean prejuicios malos o buenos o contra algo o alguien más bien son contra mí misma o contra mis atolondradas ideas, o hábitos o yo que sé. Y si no consigo olvidarme de ellos no puedo ser yo misma y eso me jode, me jode muchísimo, porque siempre he sido lo que he querido, siempre he pensado como he querido sin importarme lo que pensara o hiciera la 'gran masa'. Pero claro, siempre te encuentras con ciertas personas con las que, no sabes porque no puedes ser tu misma. No esque piense que estén en cierta superioridad (o quizá sí) pero eso desmoronaría todos mis principios que siempre he basado en la igualdad en todos los ámbitos. Y que no se puede querer sacar algo de donde no lo hay, y tampoco retroceder tantas veces al pasado, joder, que no!! Cuando aprenderé...

jueves, 5 de febrero de 2009

LLeva Barcelona en sus pupilas

Es la lejanía, que hace que sientas las cosas tan dentro de ti que parece que no pasa el tiempo. Son las ganas constantes de querer volver para ver esas calles, esos lugares, las mismas sonrisas de siempre, las miradas de aprecio y afecto.
El tipo de sentimientos que llevas contigo desde que naciste, y que parece que no acabará nunca, y eso te encanta. Enamorada de ella desde que nací, y de vosotros, por supuesto.


martes, 3 de febrero de 2009

De cuestiones personales

¿Nací mona y también hija de puta o esque la sociedad me ha hecho así? No dejo de planteármelo...




Hard Candy.

sábado, 31 de enero de 2009

Eso de querer

Que cosa tan peculiar, ¿verdad? Eso de querer, de querer a tus amigos, a tu familia, a esa persona...
Yo antes quería, o por lo menos eso creo, no me acuerdo ya muy bien. Pero ahora... ahora es distinto, no sé en que momento comencé a darme cuenta de que me cuesta querer. Claro que lo piensas y si que quieres a personas, pero por momentos. Igual hay un día que te levantas y rebosas felicidad y quieres a todo el mundo, pero a mí eso me pasa muy de vez en cuando.
Así que luego, ¿de qué me quejo?
No sé hacerlo, que le vamos a hacer. Ya no se lo digo a nadie, aunque hay veces que me gustaría hacerlo, el arrebato se me pasa a los cinco minutos. Sé que la gente también necesita cariño por mi parte, o eso creo pero esque a mí no me queda. O a lo mejor esque no sé que es eso de demostrar cariño, se me da mejor todo lo contrario. Se me da mejor fastidiarlo todo y luego arrepentirme, sí, creo que eso es. Y no me gusta. Puede pasarme que estoy esperando algo desesperadamente durante unos meses, y de repente llega y no lo quiero. Lo dejo escapar y luego me tiro otros tantos meses pensando en porque fui así. Pero vuelve a llegar (si esque llega) y lo vuelvo a no querer. ¿Capricho? Talvez, no lo sé. Pero es asqueroso ser así, de verdad. Porque, ¿cómo le dices a alguien que sólo le vas a querer a ratos? Cuando a ti te apetezca. No se lo digo a mi familia, no se lo digo a mis amigos y no te lo dije a ti. No me extraña que te fueras si hasta a mí misma me gustaría irme de mí. Aunque me consuela el saber, que aunque no sepa lo que quiero, lo que si que sé es lo que no quiero. Y con eso de momento me basta.

domingo, 25 de enero de 2009

De color de rosa hay menos que nada


Y que no se te olvide el planeta en el que vives...

sábado, 17 de enero de 2009

En noviembre

Despacito, que me siento mejor en las noches de luna llena cuando a los gatos negros les da por aparecer debajo de la ventana de mi calle y maúllan a dios sabe qué. A lo mejor imploran lo perdido, lo importante que ya no se ve porque todo está cubierto de absurdas fachadas en un intento de gritar que la vida es bella. A lo mejor quieren hacer que recordemos los tiempos pasados que preferimos olvidar porque los pinchazos del corazón eran más fuertes que las ganas de volver a amar, que las ganas de recordar la felicidad de nuestros días y despertamos a la persona gris de sonrisa vacía y mirada perdida que todos y cada uno de nosotros llevamos dentro pero que no todos saben disfrazar. O a lo mejor sólo tienen hambre y frío y es que a mí me gusta pensar que todo tiene un sentido diferente a lo que rigen las leyes de la naturaleza y no me conformo con realidades ciertas que no le dan ni el más mínimo golpe de calor a nuestras vidas. Quizá sí, quizá no, pero que importa eso ahora, si lo que muchos llaman sentido yo lo perdí un 18 de agosto de no se qué año, una de esas mismas noches. La luna llena, los negros gatos escondidos detras de un coche observando expectantes, sin hacer un movimiento y con los ojos fijos en alguien que estaba diciendo adiós para siempre a toda su vida. Alguien que estaba mirando por última vez unos ojos tan verdes como la esmeralda que hasta el día de hoy no se volvieron a cruzar con los suyos. Y ha llovido. Joder que si ha llovido desde entonces. Huracanes, relámpagos, truenos, tempestades, lloviznas, nevadas... y no sé cuántos días más que no recuerdo. Y despacito, despacito ella se hundió, durante mucho tiempo el cielo se tiñó de un gris y de un tono malva que la hicieron desfallecer. Pero el tiempo y los años todo lo curan y despacito volvió a salir el sol. Porque nada es para siempre. Nada dura eternamente y ella lo sabe muy bien. Por eso juró no volver a decir aquellas palabras jamás. Porque sabe que la mentira duele más que cualquier otra de las calamidades más oscuras que puedan ocurrírsele a alguien con la mente retorcida y un corazón en un puño. Y le revienta el tipo de personas que se engañan constantemente y que a consecuencia engañan a los demás con falsas promesas. Por eso ella era diferente. Por eso nunca se vió envuelta en esto que llaman mundo. Y sabía que a veces para conseguirlo tenía que censurarse a sí misma. Censurarse. Pues vaya mierda ¿no?, pensarían muchos. Pero, ¿quién no lo hace? Somos siempre lo que realmente somos, o lo que otros esperan que seamos? ¿Verdaderamente decimos siempre lo que querríamos decir? No, claro que no, porque no se puede, porque no se puede. Ella no podía. Porque si hubiera dicho todo lo que pensaba no habría quedado en todo el globo terráqueo ni una sola alma que le guardara un poco de cariño. Era así, que le vamos a hacer. A gusto o disgusto de los demás. Le daba igual. Nunca necesitaba la pena ni la compasión de nadie. ¿Es que era tan dificil encontrar alguien que no pensara en exhibir su físico al resto y que pensara más en mostrar su alma, en desnudarse en ella? Que supiera de barbaries y hambres, que hubiera preferido los 70 al 2000, que no pudiera conciliar el sueño por la noche pero que durante todo el día estuviera cansado, que caminara soñando despierto y que vomitara su locura en esos hombres de corbata, con maletín y raya al lado viviendo unicamente en la línea de la realidad, no dejándose llevar. Amante del rock and roll callejero, de libros antiguos que probablemente nadie (o casi nadie) entendería, de bailar en la oscuridad algo llamado el roce de tu cuerpo y de visitar los parajes más bonitos que se hayan podido crear, aunque sea sólo con la mente. Que no hay cosa más triste que esperar sentado a que las oportunidades vengan solas. Pero que esperando, haciendo las cosas despacito y con calma todo sale mucho mejor para quien tiene esperanza. Y es que hay de todo. Porque aunque nadie sea perfecto para ella había corazones que sí lo eran. Pero de eso han pasado ya muchos años y esos corazones ya han cambiado, ya no son los que eran y ya no se acuerdan de ella. Qué es lo normal, y ella lo sabe. Lo sabe desde el primer día que abandonó ( o que la obligaron a abandonar) todo aquello. Que la olvidarían. Aunque para ella no ha habido ni un sólo día que no haya pensado en ellos, aunque sólo fuera durante un minuto al día. Pero lo hacía. Aunque eso ya no importe, como tantas otras cosas que se cansaron de esperar a su destino y por si acaso no venían se quisieron ir lejos, donde no hubiera nadie que les pudiera replicar las cosas que no habían aprendido a hacer y las que habían aprendido a olvidar. Así que ella algún día hará lo mismo. Volará tan lejos como antaño lo hicieron otros. E importará poco cuantos paladares sean los que ellos quieran, porque quien tiene la mirada en las nubes dificilmente entregara su corazón a algun loco trovador de sueños. Harta de oir historias de otros y no encontrar la suya. Porque no la tenía, ella no tenía historia. O por lo menos la escondía muy bien. De todo, de nada, de querer desafíar al destino con miradas, de los tragos de ginebra en las noches de luna llena...







Fou un fred i trist novembre en la tardor del nostre plor...

martes, 13 de enero de 2009

Martes y 13

Martes y 13. Y más de un comentario de ¡Oh, hoy va a ser un día de mala suerte!, y pa' aquí y pa' allá, tonterías de ese estilo. Pero vamos a ver, que es un día como otro cualquiera, que no te vas a caer cinco veces por las escaleras, se te va joder el ordenador, te van a despedir del trabajo, vas a ir hasta el centro comercial a comprar y cuando tengas que pagar te vas a dar cuenta de que se te ha olvidado la cartera, no te va a salir un sarpullido, no te van a robar por la calle (y etc etc etc...) en el mismo día por favor! Lo que tenga que ser será, y da igual que sea martes y 13, que que sea lunes y 21.
Así que hoy ha sido un día normal, como otro cualquiera, pero al llegar a casa y abrir el correo, veo que ahí estabas otra vez tú, con tus ridículas frasecitas. Intento ignorarte y enciendo el móvil y me encuentro un mensaje con perdidas tuyas. A buena hora.
Parece que después de todo, hoy he tenido más mala suerte que buena.

lunes, 12 de enero de 2009

Estupidez humana IV: Esclavitud = muerte

'Una joven modelo uruguaya murió de un fallo cardíaco mientras participaba en un desfile durante la Semana de la Moda en Montevideo (Uruguay), según confirmaron fuentes del hotel donde se celebró el evento.
Luisel Ramos, de 22 años, se sintió indispuesta tras desfilar en la pasarela, se desmayó camino a los camerinos y falleció pese a que recibió atención de una unidad móvil sanitaria, explicaron a Efe las fuentes.
Los médicos que la atendieron diagnosticaron paro cardio-respiratorio.
El padre de la joven dijo a la policía que la modelo llevaba varios días sin alimentarse.'



¿Y qué esperais? Me pregunto yo, tanto fanatismo por ser la más delgada, la más guapa, la más fotografiada, la más admirada... No es que sienta asco por vosotras ni por vuestros esqueléticos cuerpos, es que siento pena.
Después oiremos en la televisión que la marihuana es perjudicial, oiremos de bándalos y de dependencia, de vidas perdidas y de mierda por mierda... Y esque todo es culpa de la maldita televisión, de querer vendernos el prototipo de personas ideales, tallas 34 en figuras lo suficientemente altas como para desproporcionarse. No es que no sea bonito, es que es horroroso. Y aún así les da igual, seguirán dejando de comer para alcanzar la talla que les pidan sus jefes, o para poder entrar en el trabajo. Lo peor es que niñas de 14 años quieren seguirlas.

Lo siento, pero no entiendo la diferencia entre esclavos de las drogas, esclavos del dinero, o esclavos de su cuerpo...