jueves, 30 de octubre de 2008

A mi ángel..

A ti, que cuando comenzó mi mera existencia, sé que estuviste ahí. Cuando empecé a caminar, cuando lloraba por las noches, cuando me entraban rabietas...
Tardes y tardes tirados en el sofá, jugando con chapas, con peonzas, a polis y cacos, a inventar tu vida, la mía, nuestra vida...
A ti, que estuviste en cada uno de mis cumpleaños, que me abrazabas por las noches cuando me entraba el miedo y no me dejaban tener la luz encendida o me arropabas cuando tenía frío. Tú que alumbrabas todas mis mañanas con tus ojos marrones-verdosos y que siempre tenías una sonrisa para mí.
Eras el que me protegía cuando tenía problemas, el que no dejaba que nadie me tocase, el que aparecía en cinco minutos si me había pasado algo... aunque fuera un simple rasguño.
El que me hacía ahogadillas en la piscina cada dos por tres y luego dejaba que yo se las hiciera aunque sólo fuera porque no me enfadara. Tú que me llevabas montada en tu bici a todas partes. Que te enfrentaste a más de un cabrón que se cruzó en mi adolescencia. Que me llenabas de besos, aún delante de tus amigos y no te importaba... La playa, el pueblo, en casa, el parque... daba igual donde... siempre éramos tú y yo...
Sé que todo cambió cuando cumpliste los 18 y te fuiste a estudiar fuera. Sé que era ley de vida, lo viví con tu hermano y sabía que tarde o temprano lo viviría contigo. Así que te fuiste, y yo me quedé, esperando algún maldito fin de semana en el que pudiera abrazarte o verte... pero crecíamos y los estudios o el estar con nuestros amigos empezó a deteriorarlo todo... Aunque para mí siempre seguiste siendo el mismo, porque no sólo has sido mi primo, tú has sido mi hermano, mi mejor amigo, mi ángel...
Y de repente recibo una llamada, una bomba al lado de tu trabajo y parece que el mundo se me para. Y te llamo y cada 'pi' se me hace eterno, hasta que oigo tu voz al otro lado, que estás bien y que quieres verme...

martes, 28 de octubre de 2008

Por mi

Hoy voy a hacer una de esas locuras sin sentido, que sé que saldrá mal por si acaso saliera bien...

viernes, 24 de octubre de 2008

Al lugar donde has sido feliz...


Luchaba contra su presente y su futuro por intentar aún hacer un hueco a su pasado. Es difícil, y más cuando se vive de esa manera. Ella lo sabía, pero no había conseguido olvidar. Habían pasado ya muchos años y no había dejado de pensar ni un solo día en aquello. Ni un solo día. Desde el día más oscuro y triste hasta el más bonito y brillante. Hacía una raya cada vez día que pensaba en ello, pero con el paso del tiempo dejó de hacerlo, no por pereza, o por querer borrarlo, si no porque sabía que era inútil. Que nunca ninguno de esos huecos que pertenecían a todos sus días quedarían vacíos, que en todos habría una raya dándole una punzada en el corazón. Fue duro sí, aunque ya no lo es, ahora queda el recuerdo. Pero pasea por la calle y de repente lo ve, y se le encoje el estómago y el aire no le llega a los pulmones. Ve todo aquello que ya no está, que se fue así, de la noche a la mañana. Lo tuvieron todo, y poco a poco cada uno se fue hiendo. Pero no hubiera dolido tanto si ella se hubiera ido por su propio pie, si hubiera llegado el día en que se cansara y decidiera marcharse. Pero no, a ella se lo arrebataron todo de la noche a la mañana, no le dio tiempo ni de despedirse y así transcurrieron los años. Mientras todos ellos seguían creciendo y viviendo juntos, ella se resignaba llorando en la bañera hartándose de preguntarse por qué, escuchando una y otra vez aquel cd que pertenecía a cada uno de sus nombres… Pero ella ya estaba en el olvido para ellos. Era entendible, estaba claro. Cerraba los ojos y podía verlo, podía ver cada una de esas calles, podía saborear cada momento en su cabeza, el olor de aquellas noches… Y nada volvió. Ella creció sola y se creó una coraza que era difícil de romper. Se lo prometió a sí misma, un día de esos encerrada en el baño llorando, se prometió que volvería y lo hizo. No quiso ver a nadie, sólo necesitaba pasear, volver a sentir ese aire en la cara, y sentarse en aquel banco, en el de siempre. Y no lloró. Entonces no lloró. Volvió a repasar sus curvas, sus caminos, volvió a admirar aquellos paisajes. Se encontró con un par de vecinos que no la reconocieron, pero no le importó. Que más daba ya eso, habían pasado años y años y todo seguía prácticamente igual. Menos ella, ella ya no era aquella niña inocente de ojos claros que reía sin parar, ahora era una mujer de ojos tristes reviviendo su pasado. Lo miró todo por última vez, parecía mentira como se acordaba de hasta el más mínimo detalle. Se montó en el coche y arrancó. Mientras se alejaba lo vió todo otra vez dejándolo atrás. Y lloró. Ya sabeis lo que dicen de que al lugar donde has sido feliz… no deberías tratar de volver.

Mejor así




- El espejo... se ha roto.

- Ya lo sé, me gusta más así. Así me veo tal y como me siento...

miércoles, 22 de octubre de 2008

Y cuando me canso, a la basura

Tengo frío y estoy muerto de hambre. Llevo horas andando sin saber donde estoy ni hacia donde ir. A lo mejor me están buscando, sí, será lo más seguro. Aunque quizás no, porque parecían muy decididos cuando me han abierto la puerta del coche y luego se han largado. Yo pensaba que veníamos al parque a jugar como siempre, pero esto no es el parque al que vamos siempre. Puede que esto sea un juego y en cualquier momento vendrán. Pero es que estoy tan cansado que ya no quiero jugar más. Hace mucho frío, además ya es demasiado tarde y por aquí no viene nadie. No entiendo como he acabado aquí, si es que yo antes lo tenía todo, tenía una casa calentita en la que dormir, tenía comida todos los días, tenía una amiga estupenda que jugaba conmigo a todas horas...
¿Por qué me han dejado aquí? ¿Es que he hecho algo mal? Si yo era el que vigilaba la puerta todas las noches, el que les recibía cuando llegaban del colegio o de trabajar, con el que jugaban cuando estaban aburridos...
¿Y ahora? Aquí estoy, tirado en un pequeño parque de una carretera lejana. ¿Eso hacen con todo el mundo? ¿Cuando empieza a estorbar lo dejan tirado en la calle? Que egoístas.

martes, 21 de octubre de 2008

Por verte sonreir

y ahora,cansado de mirar
tu foto en la pared,
cansado de creer
que todavía estás
he vuelto a recordar
las tardes del café,
las noches locas que
siempre acababan bien,
y me he puesto a gritar
estrellando el whisky en la pared..
por verte sonreir
he vuelto yo a perder.


Escucharla, es preciosa.

domingo, 19 de octubre de 2008

Vendo un te quiero

Si en la entrada anterior hablaba de la comercialización de la estética punk, hoy hablo de la comercialización de los te quieros. No sé en que punto empecé a fijarme en estas cosas y en que momento empezó a cabrearme, pero es que hoy en día la gente regala te quieros sin ton ni son y creo que es algo mucho más que eso. A mí personalmente es algo que no me es fácil de decir, la verdad es que al año digo bastante poco esa frase, quizá demasiado poco, pero hay quien los dice como aquel que saluda a un conocido por la calle. Se conocen de dos días y ya se dicen te quiero. Creo que se ha perdido la verdadera valoración de esa frase y que ya pocas veces se dice sintiendola de verdad. Tendremos que inventar otra frase que signifique lo mismo, hasta que 'nos la vuelva a comercializar'. Pero bueno, que importa, si ya nadie habla de las cosas que importan, ahora suerte si disponemos de 5 minutos para escribir en nuestro blog nuestro día a día...

sábado, 18 de octubre de 2008

Si la moda lo dice...

Hoy a los niños y a las niñas ya no se los puede llamar niños o niñas. Hoy los niños y niñas son punkis. Sí señor. Se puso de moda y ahora se pasean con sus pantalones de cuadros rojos, con sus camisetas de los Ramones, con sus muñequeras de pinchos en nombre de la Anarkia y escuchando grupos muy punkis. Y se ponen zapatillas de cuadros y calaveras (a veces hasta fucsia) y a mí cualquier día me dan ganas de ponerme una mini-falda vaquera una camiseta rosa y un jersey de alguna marca de esas carísimas que lo único es el simbolito de mierda. Porque 'los viejos rockeros nunca mueren', claro y ahora hasta fuman porros, porque hay que ser un punki al 100%, y una de las mejores cosas que saben hacer los punkis es fumar muchos porros verdad? Ignorancia. Y para gustos de todos, ahora sus señorías tienen palestinos de toooodos los colores. Si esque eso ya sigue siendo una prenda punki, porque a este ritmo me da que cualquier día un palestino se convierte en la bandera nacional. Joder. ¿La gente es que no tiene personalidad? Es que no me salen ni las palabras para expresar tal grado de asco que siento cuando los veo por la calle. Tampoco se puede hacer nada, ya, pero a mí más bien me parece una forma de reirse de nuestros ideales, ya que hoy en día, cualquiera es punki. Pero luego nos tocan las pelotas, o llega el día de la hispanidad, y sale ese facha interior que todos llevan dentro. Luego un inmigrante les dice algo por la calle y todos son unos putos sudakas de mierda. Y así sucesivamente. Estos niños y niñas, porque no se les puede llamar de otra manera, no son más que una plaga. Perdonarme si he ofendido a alguien pero y si llega la moda nazi, ¿qué hareis?.

jueves, 16 de octubre de 2008

A su lado izquierdo

Con un poco de polvo en los ojos y más de una espina en el corazón saboreaba su dulce néctar para, aunque estaba sola, hablar con él que (en su cabeza, y sólo en su cabeza) estaba ahí, con ella, a su izquierda. Porque siempre le prefirió a su izquierda. Y nunca a su derecha. Aunque se debatía en pensar que si él estaba a su izquierda era porque ella estaba a su derecha. Quizá en eso consistía todo. Quizá por eso se había marchado tantas veces. Porque nunca le gustaron las derechas (a ella). Pero a él? Que sabía de él? Y todo volvía a ser verde, genial. Con una sonrisa radiante en la cara y con su mirada inocente cada vez que él le acariciaba el pelo. La besaba en el cuello y le decía que la quería al oído izquierdo. Porque desde allí todo suena mejor. O eso le parecía a ella. Y su olor inconfundible que a ella le encantaba, que la volvía loca.
Y ahora quien la ve, sólo ve a una loca de mirada triste siguiendo la dirección del humo de su porro, llorando a su frente con testarudez y apestando a marihuana. Ya no hay izquierdas ni derechas. Ahora tiene libertad. Aunque ella nunca lo sabrá.

lunes, 13 de octubre de 2008

Que sea lo que tenga que ser

Si tuviera una visión exacta de lo que va a pasar ahora todo sería mucho más fácil. Si pudiera saber lo que piensas sabría exactamente lo que hacer. Porque ya son tantos días sin saber el uno del otro que no se si querrás coger el móvil cuando veas mi nombre en tu pantalla. Pero lo mismo puedes pensar tú. Porque tu me ignoras igual que yo a ti. Y eso que yo me paso día y noche pensando en ti (aunque te de lo mismo). Y nosé que determinación tomar. Si dejarme aconsejar por la cabeza, que suele precedir mejor lo que no debo hacer, o mandarla a la mierda y dejarme llevar por el corazón, que aunque las cosas salgan mal siempre me quedará el 'yo lo intenté'. Es igual, no puedo estar sin ti, aunque te odio... si, te odio. Pero es igual. Ya estoy marcando y que sea lo que tenga que ser.

viernes, 3 de octubre de 2008

Elecciones

Para sonreir son malos tiempos… ya lo dijeron en una de esas canciones que hacen entristecer hasta el último rincón de tu cuerpo. Y ¿sonreir o llorar? ¿Es una elección propia o estamos determinados por las circunstancias? Es fácil elegirlo, ¿quien quiere llorar cuando se puede sonreir sin parar? Eso es lo fácil, lo difícil es sonreir cuando no puedes dejar de llorar. Ahí está lo heroico. Pero no, yo elegí sonreir y punto. Fácil o difícil, que más da. Sólo lo sabes tú, sólo queda dentro de ti la elección de lo complicado o lo sencillo. Nadie se pregunta como estás por dentro si te ven sonreír. Ahí está la diferencia. No saben si estás roto o completo por dentro, tampoco es una forma de engañar a los demás demostrando algo que no puedes. Es una forma de superación. Y quien diga que no puede, que no le sale, que no es capaz de ello, miente. ¿Definirme? No me defino. Definirse es ponerse límites y yo no me los pongo. Soy como soy, soy lo que elijo o lo que tengo y no hay más. No se pueden buscar razones, así que no lo hago. Y ¿quien quiere definirme cuando digo que me meto por el culo la constitución? Elecciones. Y aún así seguimos definidos toda la raza humana por un límite, la muerte. Pero ¿vida o muerte? Distintas cara de la misma moneda. Es como el día y la noche, no existe el uno sin el otro (era como tu y yo…) La muerte sin la vida no es muerte, como la vida sin la muerte no es vida. ¿Y realmente vale algo? Nos pasamos la vida estudiando, trabajando, teniendo amores, amigos, formando una familia, comprando una casa, un coche, para nada. Porque llegará un punto en que no habrá nada. Y de ahí las religiones y todas esas patochadas. Creer que seguirá habiendo algo. ¿Para qué necesita la gente eso? ¿Para sobrellevar un poco mejor su existencia y pensar que después del final volverá a haber un principio mejor? Utopías. Eso SI que son utopías. Luego dicen de la Anarquía como una utopía… tonterías. Cierto es cuando pensamos que cuando se acaba un camino es el comienzo de otro. Retóricamente. Pero en nuestra vida. Que llegará a nada. Así que pensar que después seguirá habiendo algo no es nada. Llegaremos a nada y nunca sabremos nada. Y ¿qué es la nada? Pues eso, nada. Pero si la nada es nada… ya es algo ¿no? O no, tal vez no… o tal vez sí… Pero que más da. Pero bueno, yo ya no pienso, por eso mismo, por que llego a nada. Otra elección más de una vida que está limitada.
Asi que perdonarme si a alguien le ha dado por leerse esto… hoy tengo un día de esos tontos.

jueves, 2 de octubre de 2008

Una pena en observación

Nadie me ha dicho nunca que la pena se viviese como miedo. Yo no es que esté asustado, pero la sensación es la misma que cuando lo estoy. El mismo mariposeo en el estómago, la misma inquietud, los bostezos. Aguanto y trago saliva.


Charles Staples Lewis