jueves, 29 de mayo de 2008

A los rebeldes de corazón

Trabajar en la oficina
O currar en un taller
Estudiar una carrera
O en el paro desde ayer
Puedes ser negro o mulato
Blanco, chino o tuareg
Berebere o australiano
Indio, yanqui o escocés
Financiero millonario
Clase media o homeless
Todos la necesitamos a diario
Porque nuestra droga es
Te hablo aquí de la música
El gran tesoro de la humanidad
Ella nos da la inspiración
Sin ella ¿Qué haría yo?
Y traspasa las fronteras
No la pueden detener
No distingue las banderas
Ni colores de la piel
Y si hubieran conocido
Los antiguos su poder
No se habrían confundido
En la Torre de Babel
Compartir con los colegas
Unas birras en un pub
No sería una fiesta
Sin la marcha de un buen Heavy Metal
Pues siempre con generosidad
Si tu le pides ella siempre te da
Y a los rebeldes de corazón
La música nos dio el rock

miércoles, 28 de mayo de 2008

Censura y Política

No cabe duda que la censura es el medio represivo de que disponen los gobiernos débiles de todo el mundo para despersonalizar a la población y convertirla en una masa uniforme, compacta, produciendo en ella una parálisis política, social, cultural, etc..., o sea que el pueblo se encuentra ante tal actitud en la obligación de pensar lo que el Gobierno le impone. "Cuando el poder se limita a los miembros de una secta, hay inevitablemente una censura ideológica. La educación y la literatura tienen que estar estereotipadas y destinadas a producir credulidad en lugar de iniciativa y crítica".


'Censura y Política en los escritores españoles'

miércoles, 21 de mayo de 2008

Y que viva la televisión

Día que veo la televisión, día que me cabreo. Ayer por la noche, cansada de trabajar me tumbé en el sofá mientras cenaba algo y que fue lo primero que apareció ante mis ojos? El típico anuncio del típico banco al que no le importa naaaaada el dinero, ING direct para concretar. El anuncio comenzaba diciendo '¿Sabes cuál es la edad media a la que nos vamos de casa? A los 34 añazos '. Y yo me pregunto, ¿será porque tenemos toda esa cantidad de facilidades para independizarnos pero nos gusta seguir mamando de nuestros padres? Pero claro, como a ellos lo único que les preocupa es que podamos vivir bajo un techo, ahí tenemos su maravillosa hipoteca que la podremos terminar de pagar con 60 años de ahorro, más dinero de nuestros padres, más el de nuestros hijos. Y para finalizar el anuncio terminaba con una gran verdad:

Tu otro banco... Y cada día el de más gente

martes, 20 de mayo de 2008

Aumenta mi debilidad por ti..

Había sido un día realmente largo y aún se me había hecho más pesado después de tu llamada. Eran ya las nueve y cuarto de la noche y tu me habías dicho que me esperarías a y media. Al principio tenía bastante claro que no quería ir, pero andando, no sé como terminé en la puerta de ese hotel. Entré y subí las escaleras hasta la habitación 313. La puerta estaba medio abierta y dentro de aquella habitación inundada de pétalos y velas y una mesa con dos copas que me atreví a adivinar que más bien era ginebra. No parabas de mirarme y yo quería evitar tu mirada. Realmente no sabía ni que hacía allí. Durante estas dos semanas había intentado (aunque fuera inútil) olvidar tus besos, tus abrazos, tus sonrisas, nuestras risas, nuestras miradas… Y si no había terminado bastante bien había sido por tu culpa, aunque yo también puse de mi parte. Pero ahora sin darme tiempo siquiera para sacarte de mi cabeza y agarrado a un clavo ardiendo te empeñabas en que no nos podíamos marchar el uno de la vida del otro, y yo aunque de mi mirada salían sentimientos muy distintos, en el fondo de mí sabía que quería quedarme esa noche…
Estuvimos como cinco minutos mirándonos a los ojos, hubiera podido jurar que ninguno de los dos pestañeamos en ningún momento, pero habría mentido. Sé que tendría que haber salido corriendo de allí, encerrarme en mi casa y desconectar el teléfono, apagar el móvil y no encender el ordenador, pero era imposible despegarme de su mirada. Hacía años que no sentía nada así y él era algo totalmente distinto.
Se intentó acercar hacia mí pero yo me retiré, intentando aún aparentar que no le deseaba. Sabía como acabaría aquella noche. Me pidió perdón de mil maneras, que me echaba de menos y hasta me pareció ver que sus ojos comenzaban a brillar, pero en ese momento y sin dejarle acabar la frase, todo me dio igual y le besé. Fue un beso corto pero apasionado y nos miramos y nos sonreimos. De repente nuestras ropas empezaron a caerse de nuestros cuerpos lentamente y él apagó las luces y en ese momento sólo existíamos la luna, la cama, él y yo. Y fue increíble, sus caricias hacían arder todo mi cuerpo y su mirada me electrizaba. No hubo parte de mi cuerpo que él no recorriera y lo hizo con una ternura que me encantaba. Nos quedamos como una hora abrazados y hablando, hablando no se de qué, pero hablando. Salimos a la terraza y mientras comenzó a liarse un porro, yo me encendí un cigarro. La noche era preciosa, pero sé que si hubiera estado en mi casa sola, la noche me hubiera parecido un infierno. Se acercó tras de mí y me abrazó y comenzó a besarme el cuello. Hubiera cambiado los últimos 4 años y medio de mi vida por ese momento. Y nos dormimos, y como todo llega, el alba llegó. Y mientras mis ojos aún cerrados notaban que los primeros rayos de sol entraban por la terraza, mis mejillas notaban su mano acariciandome. Sonreí y me besó. Nos levantamos y nos fuimos a la ducha. Y ya, si no está él a mi lado no consigo conciliar el sueño…

lunes, 19 de mayo de 2008

Doctrina de Diógenes

Sabemos menos de la doctrina de Diógenes que de su vida. Como otros de los cínicos, se preocupó menos de formar escuela que de llevar una vida recta, de acuerdo con los principios de autonomía y desprecio de los usos de la sociedad.
Podemos, sin embargo, distinguirlo de su maestro Antístenes en varios aspectos. De éste se dice que consideraba la propiedad como un impedimento para la vida; Diógenes, sin embargo, no le daba valor alguno; se dice que enseñaba que el robo era admisible, pues "todas las cosas son propiedad del sabio". Otras doctrinas son comunes a ambos: la idea de que la virtud consiste fundamentalmente en la supresión de las necesidades; la creencia de que la sociedad es el origen de muchas de éstas, que pueden evitarse mediante una vida natural y austera; el aprecio por las privaciones, al punto del dolor, como medio de rectificación moral; el desprecio de las convenciones de la vida social, y la desconfianza de las filosofías refinadas, afirmando que un rústico puede conocer todo lo cognoscible.
El rechazo cínico de las formas de civilización establecidas se extendía al ideal de paideia que llevaba a los jóvenes griegos a practicar la gimnasia, la música y la astronomía, entre otras disciplinas, para alcanzar la areté; Diógenes sostenía que, si se pusiera el mismo empeño en practicar las virtudes morales, el resultado sería mejor. Despreciaba también la mayoría de los placeres mundanos, afirmando que los hombres obedecen a sus deseos como los esclavos a sus amos; del amor sostenía que era "el negocio de los ociosos", y que los amantes se complacían en sus propios infortunios. Sin embargo, consideraba que el coito era una necesidad física; es conocida la anécdota de que, frente al escándalo que provocó al masturbarse públicamente en el ágora, comentó desdeñosamente que desearía poder saciar el hambre simplemente frotándose el vientre.
Se sabe también que sostenía que la muerte no era un mal, pues no tenemos conciencia de ella. Se le considera inventor de la idea del cosmopolitismo, porque afirmaba que era ciudadano del mundo y no de una ciudad en particular.


Un día, el rey Alejandro se le acercó y le ofreció lo que quisiera y Diógenes contestó: 'Quiero que te apartes y que no me tapes el sol'.

sábado, 17 de mayo de 2008

Mas que racismo, ignorancia...

Creo que ya iba siendo hora de tocar este tema, porque hablando en plata, empiezo a estar hasta los cojones. Que aún a estas alturas siga habiendo distinciones por el color de piel, me parece más que absurdo ridículo, y más que ridículo patético. Asco me dan los que van con su banderita española de aquí para allá, los que dicen yo no soy racista, pero si vienen aquí a robar y matar que se vayan a su país. Bien, muy bien, y digo yo y los españoles que matan en su propio país, ¿qué hacemos con ellos?, ¿qué se pudran en cárceles, o siguiendo vuestros patrones, como lo han hecho en su país queda justificado? Por favor, seamos consecuentes y empecemos a argumentar un poquito mejor. A lo mejor es que soy increíblemente estúpida pero no puedo llegar a comprender que se le pueda llegar a tener asco a alguien SIMPLEMENTE porque su color de piel, su idioma o sus costumbres son distintos. ¿Os creeis que la violencia en vuestra queridísima patria se terminaría si ellos no estuvieran? Bien, pues os voy a decir unas cuántas cosillas que no sé si es que vuestra ignorancia es tan limitada que ni las conoceis o que preferís pasar de ellas. No sé si os acordais de que España en un antaño estuvo invadida por los marroquíes, sí, esos ‘moros’ que tanto asco os dan, invadieron España, estuvieron viviendo aquí y posiblemente muchos de nosotros descenderemos de ellos, la misma sangre mora aunque seais tan españoles y se os ponga la piel de gallina al oír vuestro queridísimo himno nacional. Luego, otra cosilla de la que no sé si os acordais es que aquí hubo una guerra civil, y en consecuencia después hubo una posguerra con una dictadura. Tiempos en los que muchísima gente tuvo que emigrar. Sí, como lo oís este país también fue inmigrante, mucha gente que podrían ser vuestros padres o vuestros abuelos tuvieron que emigrar en busca de una vida mejor porque aquí no había más que hambruna, miseria y la gente se moría en cada esquina. Decirme como os sentaría de que vuestros abuelos fueron rechazados en aquellos países porque eran eso, inmigrantes, como os sentirías si les hubieran humillado, si les hubieran pegado palizas… Y por favor, mirar un poquito a vuestro alrededor, mirar a la mayoría de hombres que están en las obras, mirar a la mayoría de mujeres que están limpiando, casas u hoteles o que se prostituyen (o las prostituyen), son extranjeros en su mayoría. Esos extranjeros que hacen los trabajos de mierda, cobrando un salario de mierda que no es nada compatible con las horas que trabajan que los españoles no queremos. Sigo sin entenderlo de verdad, y que cada día tenga que oír un comentario racista no ayuda nada. Porque es muy fácil generalizar y agarrarse el bolso cuando pasas cerca de alguno, pero creo que todos los días vemos en los telediarios algún crimen protagonizado por españoles y no nos cagamos en los españoles ni nos agarramos el bolso por cada uno que pase. Que vengan aquí para ganarse la vida, arriesgando su vida metidos días en pateras para que luego lleguen aquí, los califiquen de ilegales (porque resulta que las personas pueden ser ilegales) y los manden de vuelta. Perdonar mi mal vocabulario, pero que asco y que pena enserio.

viernes, 16 de mayo de 2008

Anarkia


Nací con la primera revuelta insumisa, inquieta, desgreñada en los tugurios de los barrios obreros por finales del s. XIX y a principios del XX. Me construí a mi misma desnuda, bella, irreverente. Desde mis huesos inermes partió la primera blasfemia hacia el creador... Me negué a ser sometida, dirigida, apadrinada. Me rebelé contra todas aquellas barbaries que la especie humana se creía con derecho a manejar para hacer y deshacer por dondequiera. Me transformé en apóstata fui acusada de irreligion. Derramé sangre en las bocas de todos aquellos que llevaban un mundo nuevo en su corazón. Fui condenada, maltratada, violada, apedreada, ignorada, humillada... pero mis alas eran de fénix, y en raudo abandoné las hogueras y atravesé los océanos... Vi yugos por dondequiera, calambres y hambre, parlamentos y lamentos, aprendí la desesperación. Cavé con las uñas una trinchera de sueños y me embriagué con esa pandilla de niños locos, poetas náufragos allá en España del treinta y seis... Apoyé aquellas revoluciones que decían llevar mi nombre y a abracé a todos cuantos no estuvieron dispuestos a dejarse corromper. Miré a la izquierda, miré a la derecha y vi rostros sucios ocultos tras limpios uniformes vertiendo la sangre de los pueblos en nombre de la justicia, la dialéctica y otras empalagosas quintaesencias... Y tomé la rabia y la afilé y lanzé truenos contra los tronos, enemiga de los gobiernos, enemiga de las patrias, enemiga del dolor. Abrazo al mundo, vivo y no ruego, amo y resisto sus tiranias.
Soy la Anarquia!!!


jueves, 8 de mayo de 2008

Quiero volver a lo que no he vivido

Mayo, Francia del 68. Una revolución que ocurrió hace ya 40 años y hace ponerme la piel de gallina como si yo hubiera estado allí. La Internacional era cantaba por todo París mientras que en la Sorbona una bandera roji-negra hondeaba declarando que no se iban a quedar de brazos cruzados. Sindicatos organizando marchas por París, pintadas de las figuras del Che Guevara o de Marx, barricadas y brutales enfrentamientos con la policía. Envidio aquellos tiempos, de verdad que sí, lucharon, murieron, se revelaron y pasaron a formar parte de una historia de mierda, una historia de mierda en la que no serán recordados como se merecen más que en los pocos corazones de aquellos que no nos conformamos con el ojo por ojo. Más de 800.000 personas en las calles, movilizadas y luchando contra lo que era injusto. ¿Y qué se hace ahora? Ahora nos quedamos en casa dejando que la televisión nos absorva el cerebro, pensando como ellos quieren que pensemos y haciendo zaping cada vez que salga en un canal un niño muriendose de hambre. Y aunque todo acabó a finales de Junio del mismo año, para mí esa revolución sigue viva.