jueves, 11 de diciembre de 2008

Estupidez humana II: Vuestros logros y méritos, 'caballeros'

Imagínate por un momento que el día de Todos los Santos ni siquiera puedes ir al cementerio porque no tienes a quien ir a llevar flores, todos en fosas comunes. Cuerpos que fueron arrojados a la carretera, asesinados, carentes de valor, despreciados y tratados de escoria, tirados en el suelo mientras otros se jactaban, exentos de valor y sin un lugar donde ser enterrados porque alguien llamado Emilio Mola dijo que era impensable cambiar 'caballeros (véase todos los de ideología derechista)' por 'canallas (los contrarios)'. Y digo yo, ¿quién es una simple persona para juzgar a miles y cientos de miles de personas de caballeros o canallas? ¿Quién para decidir sobre el descanso de sus cuerpos o para influir en la calma de sus descendientes?
Imagínate decapitaciones, asesinatos, muertes... sin juicios previos sólo porque a alguien se le ocurrió la genial idea de que debías morir por tus pensamientos.
Imagínate a ti mismo en cada uno de esos niños/as, mujeres, hombres, ancianos/as caminando hacia al exilio, hacia Francia, esos mismos que constituían un 'elemento molesto' (que parece que ahora se puede catalogar a las personas como elementos) y que los franceses (no todos, claro está) trataron de forzar su retorno a España (un retorno suicida).
Imagínate a tu abuelo incomunicado en un calabozo, maltratado y vejado, escupido e internado en una celda después. Imagínate que la censura prohibió que se publicaran tales vejaciones incluso la simple detención hasta que finalmente fue fusilado, y luego acusaban a sus propios amigos de asesinos. ¿Asesinos? ¿Qué sabreis vosotros? Ah, no, perdonadme, que vosotros de asesinos sabeis mucho, demasiado diría yo. Imagínate a tu abuelo, o si te quieres imaginar la verdadera historia, imagínate a un hombre llamado Companys.
Es tan absurdo, que algunos no necesitan imaginar, sólo recordar.

'[...] Pudimos salir al aire más puro del mundo, ya que en el de España nos ahogábamos.'

A todos ellos.

3 comentarios:

Oski dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oski dijo...

Lo que está claro aquí es que todo el mundo debería poder poner flores a sus muertos. Sólo piden eso, nada más, poder enterrar en paz sus cuerpos y saber donde colocar un ramo de flores en su memoria.

No entiendo que alguien se moleste por ello, dicen que es levantar ampollas del pasado, se puede hacer sin levantar ningún tipo de ampollas, pienso yo, lo que pasó pasó, está claro, pero no por ello debemos dejar de intentar que las personas que aun tienen secuelas consigan recuperarse de ellas.

Para volver a convivir en paz se deben cerrar las heridas, ahora mismo la herida sigue abierta y creo que siguen existiendo las dos Españas. Que mejor forma de cerrar las heridas que devolviendo la paz a aquellos que la perdieron en su día.

Un abrazo. Ojalá todos esos cadáveres perdidos encuentren por fin la paz que se merecen y sus familiares puedan por fin, llevarles flores.

Twat Boy dijo...

¿A quién le da miedo que se sepa la verdad? ¿A quién le preocupa que se exhumen los tíos, abuelos, sobrinos de alguien que quiere saber dónde están?