viernes, 26 de diciembre de 2008

C'est la vie

Otra noche sin dormir, dando vueltas en la habitación, debatiéndome entre si coger el móvil y llamarte o coger el vaso y darle otro trago. Repasando momentos que sé que no volverán, imágenes que perforan mi cabeza como si de un cuchillo se tratase, rasguños que impiden al corazón latir con normalidad. Y no lo entiendo, de verdad que no lo entiendo, y el hecho de que en estas fechas todo el mundo esté feliz y sonriente no me ayuda nada. El hecho de que todos esperan que por sonreir ellos vaya a sonreir yo es frustrante. El salir a la calle y saber que no puedo ir a buscarte, el sonar del móvil y saber que no vas a ser tú. Es frustrante, muy frustrante. Y sé que ya es hora de irme a dormir pero no quiero dormirme porque sé que volveré a soñar contigo, sé que me volveré a despertar y que tú no estarás a mi lado. Si aquel día hubiera sabido que aquel beso iba a ser el último... Pero, ¿qué importa? Creo que voy a darle otro trago a mi vaso.

1 comentario:

Cora dijo...

tas parecida a mi, aunque en mi caso no hay tragos de por medio... somos la leche... le damos demasiadas vueltas a las cosas...y nos rayamos de mas...
un saludo.