domingo, 16 de noviembre de 2008

Odio, Rabia y Yo


Desearía tener otro tipo de personalidad, no más 'dulce' pero a lo mejor si menos 'borde'. Pero es que no puedo dejar de ser tan irónicamente irónica, sobre todo con los desconocidos y mucho menos contigo. Soy tan sarcástica y tan temperamental que a veces me doy miedo a mi misma porque creo que no voy a saber controlarme. No lo puedo evitar, no puedo evitar explotar cuando algo me cabrea hasta tal punto que todo mi ser arde de ira.
El problema es que ardo con mucha facilidad. Será que tengo mucho odio dentro, no lo sé.
Y mira que me lo dice gente, que mis miraditas de odio y asco matan, y no será porque yo no lo sepa, o porque no me diga veces que tengo que controlarlo, pero no puedo. Cuando algo me supera estallo.
A lo mejor nací un día de esos en los que los planetas estaban mal alineados, o es que tengo a un pequeño demonio viviendo dentro de mí, no lo sé. Pero que le voy a hacer, soy el tipo de persona que me cae mal y aún así no me da la gana de cambiar.


2 comentarios:

Twat Boy dijo...

Otros lo llaman ser sincero y no hacer el paripé, si alguien te cae mal no hay motivo para estar sonriéndole, así que...
Un saludo a todos!!

Miguel González Aranda dijo...

A mi juicio cada uno puede hacer lo que le de la real gana siempre que no se meta con el projimo!!

A mi que una persona me mire mal, me hable borde o no me salude....pues me da exactamente igual. Otra cosa es que alguien me de un capón, una colleja o intente clavarme un cuchillo por la espalda.

Salud