miércoles, 26 de noviembre de 2008

Contradicción

Ahora que nos miramos y no podemos vernos, ahora que el orgullo es el que echa las cartas, el que nos hace trampas y nos apuñala por la espalda...
Ahora que el whisky me sabe más bien a agua y que las hostias no me duelen ni en la cara ni en el corazón. Te encanta eso de ser despreciable, y detestas que lo sea yo, detestas que yo lo sea más que tu. Ahora que el cielo está como en el 20 de abril de Celtas Cortos o en el día siguiente de Loquillo, que más da si todos los veo iguales. Y que no te llame no significa que no piense en ti, aunque tampoco significa que te extrañe. Lejos, de verdad que lejos, para que complicarnos si para cuando tú subes al cielo yo bajo del infierno y sucesivamente. ¿Ser? No he vuelto a ser la misma, deja de imaginar como fue mi vida antes de ti que te asustaría. ¿Que te ame? Quizás en la próxima vida cariño...

1 comentario:

ToNee dijo...

ya he vueltooo!! :)