domingo, 19 de octubre de 2008

Vendo un te quiero

Si en la entrada anterior hablaba de la comercialización de la estética punk, hoy hablo de la comercialización de los te quieros. No sé en que punto empecé a fijarme en estas cosas y en que momento empezó a cabrearme, pero es que hoy en día la gente regala te quieros sin ton ni son y creo que es algo mucho más que eso. A mí personalmente es algo que no me es fácil de decir, la verdad es que al año digo bastante poco esa frase, quizá demasiado poco, pero hay quien los dice como aquel que saluda a un conocido por la calle. Se conocen de dos días y ya se dicen te quiero. Creo que se ha perdido la verdadera valoración de esa frase y que ya pocas veces se dice sintiendola de verdad. Tendremos que inventar otra frase que signifique lo mismo, hasta que 'nos la vuelva a comercializar'. Pero bueno, que importa, si ya nadie habla de las cosas que importan, ahora suerte si disponemos de 5 minutos para escribir en nuestro blog nuestro día a día...

3 comentarios:

Oski dijo...

¿Hay algo en este mundo que no sea comercial hoy día?

Mucha gente confunde el querer con el cariño o con el amar.

Y claro, cuando se dice muy a la ligera se pueden crear esperanzas...

La esperanza es el sueño del hombre despierto y cuando te la arrebatan, ¿qué te queda ya?

Quizás el seguir adelante intentando no derrumbarte.

Lo conseguiremos...

Un abrazo.

Sese dijo...

Da asco la comercialización de determinados valores, deberíamos pasar de SAn VAlentines, Día del Padre, de la Madre,... y ser más espontáneos en estos aspectos. Ser románticos y generosos cuando nos apetezca y no cuando nos digan.

Hasta otra

ToNee dijo...

120€ la hora...