miércoles, 10 de septiembre de 2008

Y ahora qué, idiota?

No sé realmente que escribir hoy, ni siquiera sé si quiero hacerlo. Tenía pensado poner alguna frase de algún gran filósofo que describiera lo que siento ahora mismo, pero después de poner una y luego otra y borrarlas, me he dado por vencida. Ahora es uno de esos momentos en los que pienso que no me conozco ni la mitad de lo que yo pensaba. Creía que quería escribir algo y ahora no me salen las palabras. No soy tan 'pasota' como yo pensaba o como yo quería, porque igual es eso, igual no es que yo fuera así por las circunstancias o los hechos, si no que fuera así porque lo he querido yo de esa manera. Y me reía de ti cuando me decías que me cerraba o que a veces te daba la impresión de que era de hielo y a lo mejor es que todo ese juego me divertía. Me divertía y ahora me cansa todo. Porque de repente un día llegas tú a revolucionar mi cabeza y a derretir ese hielo. Y te odiaba por quererme y te quería por odiarme. Si es que no soy fácil de comprender. No me comprendo ni yo misma. Y ahora te vas, y me vuelvo a quedar pensando, en si no hubiera sido mejor haberme quedado cerrada a ti y a tus besos o no. En si volver a llamarte o no. En si querrás hablar conmigo o no. En si callarme y volver a convertirme en alguien totalmente ajeno y pasivo al amor, o volver a sufrir. Y ya sé que dije que no volvería a escribir en un tiempo de amor, pero ya veis, no me conozco lo suficientemente bien. Soy idiota

2 comentarios:

Oski dijo...

No eres idiota, yo sólo encuentro una palabra para describir lo que te pasa y esa palabra es: humana.

Sentir temor o tener dudas es parte inherente del ser humano, forma parte de un mecanismo de autoprotección que a veces nos ayuda y a veces nos disuade de realizar cosas que quizás serían maravillosas, quizás...

Yo sigo pensando que vivimos demasiado anclados en el quizás, en el tal vez. Vivir supone un reto, una aventura y muchas veces esperamos tanto que al final no conseguimos nada. Es ley de vida.

Pero también pienso que las cosas cambian, que no hay mal que cien años dure y que después de la tempestad, siempre llega la calma.

Un abrazo.

P.D: Todavía espero tu "pedazo de párrafo" sobre lo que te pareció el relato ¿eh? jejeje. Muacks.

ToNee dijo...

pues para no querer escribir nada te ha quedad mu bien! un beso.