lunes, 1 de septiembre de 2008

El roce de tu cuerpo

Cuando un final se convierte en un principio, y un principio en un infierno...


Te pilla la tarde en tu cuarto otra vez,
no suena el teléfono y tú sabes porqué;
cervezas vacías en tu habitación,
el cenicero lleno humea en un rincón.
Seguro que sola está ella también
tirada en la cama sin saber qué hacer.
No sé cómo comenzó la discusión
ni a quién le toca ahora pedir perdón.
Y creo que muero
si no siento el roce de tu cuerpo junto a mí.
Recuerdo tus labios
y esos ojos que al mirar casi hacen daño.
Mientras la radio aburre con una canción
miro aquella foto y me siento peor,
y yo ya no sé lo que ha podido pasar,
lo que estaba bien, ahora está fatal.
Seguro que sola está ella también,
tirada en la cama sin saber qué hacer.
No sé cómo comenzó la discusión
ni a quién le toca ahora pedir perdón.
Y creo que muero
si no siento el roce de tu cuerpo junto a mí.
Recuerdo tus labios
y esos ojos que al mirar casi hacen daño.





Podría estar escuchando esta canción las 24 horas del día..

1 comentario:

Sese dijo...

El orgullo,el genio, el deseo, el amor,...
son cualidades individuales que acostumbran a ir por libre. Si todas fueran a una todo sería más fácil (aunque más aburrido).

Besos