viernes, 4 de julio de 2008

Trece

Trece pasos para girar la esquina donde trece demonios revolotean jugando con mi suerte. Trece alegrías unidas a trece fracasos, lejos de lograr algo que tenga sentido. Trece veces tu boca recorrió mi cuerpo antes de la puesta de sol del 13 de Octubre de 1913. Trece locuras acaloradas antes de arriesgarse a decir adiós, aferradas a trece tristes y patéticas ilusiones. Trece paseos por trece sitios diferentes intentado encontrar en alguna mirada esos ojos verdes. Trece noches, o trece días, ya no lo recuerdo. Trece años, desde los 3 hasta los 16, en un colegio para después todo lo demás. Trece pisos a los que nunca subiré. Trece columnas o trece tus delirios juntados con los míos. Trece días aún para verte y trece lugares donde poder encontrarte. Trece te quieros dichos sin sentirlos, y trece te odios queriendo decir lo contrario. Trece navidades lejos, y trece hermanos. Son las 2 y 13 de la madrugada, y tras trece copas, trece cigarros, trece hasta nuncas o trece estrellas... yo me voy a la cama.