jueves, 5 de junio de 2008

Dios es mortal



Bueno, hoy quiero dedicarle esta entrada a él, porque aparte de tener una voz que me encanta, sus letras me ponen la piel de gallina...

Nace en el año 1975 en Berriozar (Navarra) y al finalizar sus estudios pasa a trabajar en una obra como peón donde conoce a otros integrantes del grupo como El Piñas o Kolibrí. Las inquietudes de Kutxi por el rock & roll de grupos como Barricada y su amor por la poesía fueron fuertes desde su juventud. Por eso, en el año 1999 publica su primer libro de poesía, Ruidografías, del que se distribuyen unas pocas copias sobre todo en su Berriozar natal. Paralelamente, el grupo Marea publica su primer disco, La patera. Éste, que en un primer momento era una maqueta, tiene una buena acogida en el circuito del rock urbano.
Con Marea publica dos discos, Revolcón y Besos de perro. En cuanto a su carrera como poeta, publica El sumidero en 2001, bajo el seudónimo José Etxailarena, y Poémas indómitos en 2003. Ambos distribuyen pocas copias.
En 2004 publicó un libro llamado León manso come mierda que recopilaba todas sus publicaciones anteriores y que llegó a más público. Además, con Marea se publica 28.000 puñaladas. Después salió Las aceras están llenas de piojos, su último disco.

Aquí os dejo uno de los poemas de Ruidografías:

Felicidad


Se fue,
ni como, ni porque sé,
pero se esfumó,
como vi vida y mis actos y mis palabras
y mi mísera existencia se van
al vaivén de los péndulos,
al traqueteo del tren de las mañanas,
al taconeo de los pasos de los días,
y a la voz de mando de una autoritaria luna
me encamino cegado y desvelado tratando
de buscar el ansiado sentido de las cosas,
la esencia del estar,
mas una y otra vez me despeño calle abajo,
enmudezco ante tanta estupidez,
me acoplo al puzzle del gentío y el bienestar
derrochando mis grises sonrisas,
mis escépticas miradas,
aunque eso sí,
guardando un ápice de mi pálida esencia para ti,
derramándola sobre nuestro camino,
escribiendo con ella la palabra felicidad en nuestros rostros y
repitiéndola cien mil veces a gritos,
dios mío que lúgubre suena,
que triste,
que falsa y que real a la vez,
incesantemente,
recordándonoslo,
estais vivos.

'De Berriozar a donde sea.. y que suba la MAREA...'

No hay comentarios: